Vacaciones de trabajo con Pilares Construcciones

La Habana, agosto (SEMlac).- Vivir el ambiente laboral de una empresa, diversificar experiencias profesionales, compartir con futuros colegas y aprender a solucionar conflictos del día a día en una obra constructiva son algunas de las motivaciones de un centenar de estudiantes de casi toda Cuba que participan en la Pasantía “An2 de 𝝅”, organizada por la empresa Pilares Construcciones.

Iniciada justo el primero de agosto en La Habana, se trata de una experiencia de cuatro semanas de entrenamientos diversos para estudiantes de Ingeniería Civil y Arquitectura, fruto de la alianza de Pilares… con más de 50 empresas privadas y estatales, que les ofrecen la oportunidad de trabajar y compartir aprendizajes.

“Lo que inicialmente sería una pasantía en nuestra empresa para 10 estudiantes ha crecido hasta convertirse en un entrenamiento para un centenar que llegan, incluso, de otras provincias”, explica a SEMlac la ingeniera civil Yulieta Hernández Díaz, presidenta de Pilares Construcciones.

Pilares construcciones
Vivir el ambiente laboral de una empresa, diversificar experiencias profesionales y aprender a solucionar conflictos del día a día en una obra constructiva son algunas de las motivaciones de las muchachas y
muchachos participantes. Foto: SEMlac Cuba

Jóvenes de ambos sexos –63 muchachas y 38 muchachos– participan en el entrenamiento, incluyendo 15 provenientes de provincias como Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Villa Clara, Matanzas, Mayabeque, Artemisa y Pinar del Río.

Una parte se hospeda en casas de familiares o amigos, pero algunos lo hacen en los hogares de colegas del mismo curso, con lo cual, a juicio de Hernández Díaz, “también fomentamos ese sentido de solidaridad, de compañerismo”.

Jany Pérez, estudiante de segundo año de Ingeniería Civil en la Universidad Tecnológica de La Habana “José Antonio Echeverría” (Cujae), confesó a SEMlac que llegó a la pasantía “buscando una oportunidad”.

“Me presenté porque me gustaría estar en este mundo, muy diferente a lo que son las prácticas profesionales que hacemos en la facultad. Aquí puedo buscar el campo laboral en el que mejor me desenvuelvo y, cuando regrese a la escuela, tener una noción más cercana a la realidad de lo que es mi profesión”, detalla.

Pasantía de Pilares Construcciones
Un centenar de estudiantes de Ingeniería Civil y Arquitectura de 10 provincias de Cuba participan en la Pasantía “An2 de 𝝅”, organizada por la empresa privada Pilares Construcciones. Foto: SEMlac Cuba

En tanto, su compañera de clases, Alison González, agrega que en esta oferta de verano “puedes escoger actividades más afines a ti, elegir qué es lo que más te interesa”.

Los antecedentes de la pasantía están muy relacionados con los programas que Pilares Construcciones viene desarrollando desde hace varios años, como parte de su compromiso con la responsabilidad social.

Durante la pandemia de covid-19, por ejemplo, realizaron preparaciones técnicas de obras constructivas gratuitas a personas que no podían pagarlas. Esa oferta ha ido creciendo sostenidamente en número y también en clientes. “En los primeros seis meses de 2023 ya llegamos a 100”, precisa Hernández Díaz. 

Pilares también tenía experiencia previa del trabajo con estudiantes. Los habían contratado en modalidad de pluriempleo o insertado en sus equipos para desarrollar prácticas diversas.

Esos antecedentes se combinaron para articular la idea original de la pasantía, que aspiraba a que 10 muchachas y muchachos trabajaran durante el verano y percibieran una remuneración, pero desarrollando una labor que se ofrecería al cliente de manera gratuita.

Pilares Construcciones
A juicio de Yulieta Hernández Díaz, este proyecto beneficia a los estudiantes, a las comunidades a las que van a favorecer con su trabajo y a las empresas que los reciben. Tomado del perfil de Facebook de Grupo de Construcciones Pilares

La convocatoria “se les fue de las manos”, reconoce esta mujer emprendedora que, junto a su equipo de trabajo, decidió asumir el reto de hacerla crecer.

“Estuvimos un mes y medio entrevistando estudiantes; a los de otras provincias los contactamos de manera virtual. Y también fuimos haciendo preguntas de medición, evaluando el impacto de la convocatoria y sus expectativas”, relata Hernández Díaz.

En ese camino, por ejemplo, descubrieron que los aspirantes no sólo estaban interesados en hacer preparaciones técnicas de obra, sino que también querían explorar la realización de proyectos, un empeño mayor que las empresas privadas no tienen entre sus servicios aprobados.

“De ahí nacieron las alianzas con las empresas estatales. Los estudiantes, incluso, nos dijeron que les gustaría vivir la experiencia, aun cuando no tuvieran remuneración”, detalla la líder de Pilares Construcciones.

Un programa diferente

La Pasantía «An2 de π» 2023 se articula con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, precisa Hernández Díaz.

Quiere decir que, además de contar con un componente curricular, se complementa con otro más recreativo o de interés sociocultural, que incluye actividades de protección ambiental (limpieza de playas), recorridos en bicicletas, visitas a fincas agroecológicas e intercambios con otros proyectos de producción de alimentos.

También prevé un vínculo directo con las redes sociales y las tecnologías informáticas, desde principios de responsabilidad personal y social.

“El programa es muy diverso, es un concentrado de actividades que normalmente no se ven, o se ven muy poco, en la facultad. O sea, la escuela no te brinda tantas actividades diferentes concentradas a tiempo completo en un periodo de tiempo largo”, considera Olivia Peña, estudiante de Arquitectura de tercer año, también de la Cujae.

Pilares Construcciones
Las mujeres son mayoría entre los estudiantes que apostaron por pasar vacaciones de trabajo de la mano de Pilares Construcciones. Foto: SEMlac Cuba

“Creo que es muy atractivo usar las vacaciones para algo útil. Además, vamos a tener contactos con clientes, con empresas; un acercamiento mayor a lo que será nuestro mercado de trabajo posible”, explica Peña.

Profesionales ya graduados, pero igualmente muy jóvenes en su mayoría, fungirán como profesores y tutores durante las cuatro semanas de trabajo, que incluyen la incorporación al ambiente laboral de las empresas colaboradoras, premios por desempeño y concursos técnicos.

Convertir un simple contenedor en cafetería, oficina, almacén o bar-restaurante, por ejemplo, y hacerlo con creatividad, belleza y respeto al medio ambiente, es uno de los concursos de diseño más interesantes de la pasantía.

“Nos estamos dando cuenta de que el impacto será mucho mayor de lo que teníamos pensado. Los estudiantes van a aprender, recibirán experiencia, pero su trabajo lo aportarán de manera gratuita. Se benefician ellos, las comunidades a las que van a favorecer y nos beneficiamos nosotros de esa tormenta de energía que traen, de sus ideas frescas”, reflexiona Hernández Díaz.

Aun cuando faltan muchas jornadas de trabajo, el equipo de Yulieta Hernández Díaz ha disfrutado tanto el proceso que, al cierre de agosto, cuando concluya la pasantía, estarán anunciando una nueva convocatoria para 2024.

“Son experiencias que estamos recomendando a otros emprendimientos, empresas y negocios, siempre a partir del principio de responsabilidad social empresarial que debe animar a todas las entidades cubanas”, concluye esta ingeniera civil que ha hecho de Pilares Construcciones, además de una empresa de éxito, un laboratorio de innovación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =