La construcción de una masculinidad hegemónica que todavía persiste es uno de los factores que silencian e invisibilizan la existencia de la violencia contra los hombres, un fenómeno con manifestaciones tanto físicas como psicológicas.
“Se ejerce violencia de los hombres contra los hombres, de mujeres contra los hombres y, más aún, violencia de los hombres contra sí mismos”, dijo el sexólogo Pedro Pablo Valle, al intervenir como moderador de un intercambio sobre el tema en el grupo sicoeducativo Acompasex, el pasado jueves 17 de febrero.Leer más

Todas las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a vivir libres de cualquier manifestación de violencia. La carga subjetiva que implica para estos grupos etarios la vivencia de tales expresiones constituye un lastre con el que cargan durante su vida adulta, en ocasiones muy difícil de disimular y de sanar.Leer más

Trabajar con prácticas educativas del siglo XIX o inicios del siglo XX, en pleno siglo XXI, es una de las contradicciones que se dan hoy en el escenario pedagógico cubano y que urge solucionar, como un paso clave para enfrentar la violencia en los espacios escolares.
Si bien esas experiencias no suelen cambiar a la velocidad de los procesos sociales, es preciso abandonar patrones como la educación en función del miedo a la autoridad, que resultan conservadores, para propiciar un desarrollo más pleno de los educandos.Leer más

Investigadores y especialistas que trabajan los temas de género, y en particular los de violencia de género, insisten en que no solo es importante estudiar la problemática, producir y procesar sus estadísticas, sino también recopilar y poner en contexto todos los resultados, SEMlac Cuba propone reflexionar sobre la sistematización de conocimientos en torno a estas problemáticas, sus deudas y beneficios, también en Cuba.Leer más

A partir de diferencias biológicas se han conformado construcciones socio-históricas sobre lo femenino y lo masculino que reproducen patrones de comportamiento y relaciones marcadas por asimetrías de poder, con variadas implicaciones sociales, económicas y políticas. Es evidente que en el mundo del siglo XXI persiste la desigualdad y la exclusión social por motivos de género, y en no pocos casos estas desigualdades generan entornos de violencia, a veces muy naturalizados.Leer más

La exclusión social como forma de violencia afecta a grandes masas de  población latinoamericana. Sus efectos sobre la salud y la calidad de vida son evidentes en la forma negativa en que las deterioran y conlleva una inequidad que las sociedades debe enfrentar[i]. Ante estos supuestos, es importante referir que el concepto de exclusión admite grados. No se trata siempre de barreras infranqueables de exclusión completa; también se refiere a inclusiones con desigualdad. Además de la exclusión manifiesta o la inclusión inequitativa, también es importante tener en cuenta los grupos vulnerables o la población con debilidad expresa dentro de estos procesos.Leer más

Aislamiento, acoso y manipulación son algunas de las estrategias que se reiteran en los perfiles de hombres maltratadores en la capital cubana, según un reciente estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
En particular el aislamiento de las víctimas, que las aleja de sus principales redes de apoyo, se ha visto acrecentado por la situación de confinamiento sanitario impuesto por la pandemia de covid-19, explicó la psicóloga Claudia Cancio-Bello, durante el Taller “Miradas jóvenes a la población y el desarrollo”, convocado por el Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la citada universidad.Leer más