Especialistas abogan por atención de salud sin estereotipos ni prejuicios

La Habana, noviembre (SEMlac).- La sexualidad atraviesa la vida de las personas y es crucial en la preparación y práctica de las y los profesionales de salud mental, consideró la psiquiatra cubana Ada Alfonso, al intervenir en el Coloquio «Encrucijadas de la salud mental: género, sexualidades y salud», durante el X Congreso Nacional de Psiquiatría, realizado del 14 al 17 de noviembre en La Habana.

La especialista del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) se refirió al papel que juega el capital simbólico asociado a la belleza femenina y otros aspectos relativos a las asignaciones tradicionales de género, los cuales generan igualmente malestares que requieren de la atención de salud mental y la salud en general.

También abogó por una Psiquiatría que venza los estereotipos y contribuya realmente a la atención de las violencias basadas en género.

“Quienes ejercemos la profesión necesitamos conocimientos de estos temas y de otros vinculados y necesarios, como la información legal para poder orientar a la familia, por ejemplo, ante un caso de abuso sexual que llega a la consulta”, agregó la psiquiatra infantil Dayana Beltrán Arteaga.

La psiquiatra infantil Dayana Beltrán Arteaga
La psiquiatra infantil Dayana Beltrán Arteaga reclamó una mejor preparación y conocimientos de profesionales de la salud mental para atender las violencias por motivo de género. Foto: SEMlac Cuba

Saldar vacíos e inequidades

Otro de los temas abordados en el coloquio fue el estrés que sufren las personas LGBTIQ+, asociado a su orientación sexual e identidad de género, lo que les genera malestares a lo largo de sus vidas.

Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de la Red Cubana de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, habló de los dolores que experimentan niñas y niños que descubren desde edades tempranas que desean diferente y, a la vez, que no tendrán iguales derechos, facilidades y serenidad que sus coetáneos heterosexuales.

Teresa de Jesús Fernández
Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de la Red Cubana de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, habló de los dolores que vivencian niñas y niños que descubren, desde edades tempranas, que desean diferente. Foto: SEMlac Cuba

Enfocó entonces las causas en los prejuicios, la discriminación, la alienación, la burla, el acoso y el desprecio que viven en una realidad monolítica, donde la diversidad tiene un precio que se paga a costa de la autoestima y la salud.

«La ciencia, la educación, las políticas sociales, las leyes, las religiones, los medios de comunicación y la cultura aún se generan bajo la óptica del patriarcado», alertó De Jesús Fernández.

Es por ello, sostuvo, que en sus creaciones persiste la resistencia a promover una cultura de cambio que ponga al descubierto la manipulación del poder patriarcal y libere a los seres humanos del binarismo de género y la heterosexualidad como expresión autorizada y legitimada de la sexualidad, en detrimento de las otras.

A propósito, Alfonso agregó que entre quienes viven bajo discriminación y rechazo social,  las personas transexuales muchas veces tienen  que abandonar temprano la escuela y eso las coloca al margen de otras oportunidades, como el empleo, y de beneficios sociales que no logran alcanzar, con un impacto evidente en su salud mental y general.

La psiquiatra Ada Alfonso
La psiquiatra Ada Alfonso abogó por una Psiquiatría que venza los estereotipos y contribuya eficazmente a la atención de las violencias basadas en género. Foto: SEMlac Cuba

“Hay un cúmulo de determinantes sociales que conllevan, además, la interiorización de la homofobia, la transfobia y la lesbofobia social en los espacios de la cotidianidad”, consideró la psiquiatra.

Salud y derechos 

Para la jurista Ivón Calaña Pérez, esas demandas y necesidades sociales y de salud tienen una expresión también en el marco jurídico. El Derecho no llega al azar, sino que se va nutriendo de todas esas disciplinas y su construcción científica, aunque sigue enfrentando desafíos y respuestas pendientes, acotó.

Ivón Calaña Pérez, Cenesex
“El conocimiento para la interpretación de la ley no es un campo únicamente aplicable a los operadores jurídicos, sino que tiene que ser de conocimiento general”, expuso la jurista del Cenesex Ivón Calaña Pérez. Foto: SEMlac Cuba

Expuso como ejemplo las vivencias de las personas intersex. Pese a tener un ordenamiento jurídico avanzado y con enfoque de derechos, dijo, existen casos reales de púberes intersexuales que tienen sobre sí la presión médica y familiar de someterse a una intervención quirúrgica, supuestamente de corrección, que no respeta la identidad que se está construyendo esa persona.

Hay una legislación que puede resultar aplicable, pero no es suficiente; en la cual perviven vacíos sobre qué hacer, reflexionó. Más aún cuando, desde la construcción adultocéntrica que persiste, no es posible entender la posibilidad de postergar la cirugía y que esa persona pueda decidir si no hay una urgencia médica que apremie, comentó.

Algo similar ocurre respecto a los cuerpos de las personas trans, que entran en ese contradicción desde la imposición sociocultural que deslegitima esa visión interna que tiene cada sujeto, como derecho, de poderse autodeterminar en su identidad, agregó la especialista jurídica del Cenesex.

Sostuvo que se necesita también una mayor cultura jurídica. “El conocimiento para la interpretación de la ley no es un campo únicamente aplicable a los operadores jurídicos, sino que tiene que ser de conocimiento general”.

Entre otros desafíos actuales, Calaña mencionó la identificación por parte de los especialistas de salud de las violencias no visibles, así como las formas de acreditarlas como evidencia en el análisis judicial; fortalecer la preparación de especialistas de salud mental en temas de violencia de género y que exista verdadera articulación entre el sistema de salud y el judicial para atender esta problemática.

Las sexualidades son también fenómenos sociales, están sujetas a concepciones culturales y se convierten en objeto de la realidad sociológica, señaló la profesora de la Universidad de La Habana, Iyamira Hernández Pita.

La experta insistió en la necesidad de tener en cuenta, desde la mirada de salud, una perspectiva interseccional que incorpore la diversidad de personas, sus condiciones y necesidades, no desde un enfoque salubrista binario que basa sus análisis solo en hombres y mujeres.

En ese propósito tiene mucho que aportar la mirada sociológica, señaló y se pronunció por promover cambios en el personal profesional implicado en la atención de la violencia de género, como especialistas de salud y del Derecho, para poder articular una atención eficiente y desde las buenas prácticas, que incluya cambiar sus propios conceptos e imaginarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − nueve =