Mujeres con menor participación en la actividad económica remunerada

La Habana, junio (SEMlac).- Las mujeres cubanas están menos presentes en el empleo que los hombres, una situación directamente relacionada con las herencias patriarcales presentes en el país y acentuada por la demanda creciente de cuidados que impone el avanzado envejecimiento demográfico, coinciden especialistas.

La ocupación total por sexo continúa mostrando un mayor peso masculino, de 61,8 por ciento frente a solo un 38,2 por ciento en el caso de las mujeres, confirma la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación (ENO, 2022) publicada este mes de mayo en el sitio de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei).

Esta brecha en la ocupación de las mujeres se ha mantenido durante la última década, aseguró la socióloga Dayma Echavarría León durante una las sesiones del “Taller sobre Estudios de Población: Cuba frente a los desafíos de su dinámica demográfica”, desarrollado durante la Convención Científica Internacional Universidad de La Habana (SABER UH, 2023), celebrada del 29 de mayo al 2 de junio.

La diferencia más acentuada entre mujeres y hombres ante el empleo se presenta en las provincias de Las Tunas, Holguín, Villa Clara, Cienfuegos, Mayabeque, Ciego de Ávila y Pinar del Río, precisó Echevarría León, profesora titular del Centro de Estudios de la Economía Cubana (Ceec), de la Universidad de La Habana (UH).

Tal realidad fue confirmada por la más reciente investigación de la Onei que, en contraste, identifica como “los territorios con mayor participación femenina en la ocupación” al municipio especial de la Isla de la Juventud (41,8%), las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo (41,0%, respectivamente) y La Habana (40,9%).

Según la encuesta, la tasa de desocupación global del país fue de 1,78 por ciento; más alta para las mujeres, con 1,95 por ciento, frente a 1,67 por ciento en el caso de los hombres, cifras que se incrementaron en relación con el año 2020, cuando el desempleo femenino era de 1,6 por ciento y, en los hombres, de 1,3 por ciento.

Mujeres en la educación
En el empleo estatal, uno de los pocos sectores donde las mujeres son mayoría es el de la educación, según la ENO 2022. Foto: SEMlac Cuba

“Esto significa que son más las mujeres que, en edad para emplearse y en busca de empleo, no llegan a acceder a este”, explica la también socióloga Iliana Benítez Jiménez, profesora titular del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la UH.

El empleo estatal sigue siendo mayoritario en Cuba, tanto para hombres como para mujeres, según el estudio de la Onei, y agrupan a 72,3 por ciento de las personas ocupadas en el país, frente a apenas 27,7 por ciento en las formas no estatales.

Sin embargo, “para ambos casos la mayor cantidad de ocupados son hombres, aunque con magnitudes diferentes”, precisa el estudio. Nuevamente las mujeres están en desventaja: ellas representan el 45,8 por ciento del total de personas ocupadas en el sector estatal y solo el 18,3 por ciento de quienes laboran en las formas privadas de empleo, donde actualmente se concentran mayores ingresos.

“Si se toma en cuenta el total de la ocupación femenina, 86,7 por ciento de ella es estatal y 13,3 por ciento, no estatal”, precisa el texto de la Onei.

Para Echevarría León, esta situación está directamente relacionada con la persistencia de “brechas en el acceso a recursos que empoderan” por parte de las mujeres.

Ellas usan menos las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), tienen baja tenencia y uso de la tierra, menores ingresos y peores condiciones para acceder a créditos, explicó la especialista en el citado taller.

En paralelo, también dedican mayor tiempo al trabajo no remunerado y suelen salir más del empleo por causa del desempeño de roles de cuidado, una necesidad creciente en una sociedad con un elevado envejecimiento demográfico.

“Esta demanda creciente no está acompañada en igual proporción de incremento de los servicios de cuidados para personas mayores y la primera infancia”, asevera Echevarría León.

Tal realidad también ha sido constatada por las estadísticas. Según la ENO 2022, en la población no económicamente activa predominan las mujeres, con 63,7 por ciento del total y, entre sus categorías, la de mayor incidencia son los “quehaceres del hogar”, con 30,7 por ciento, labores que en el país caribeño son desempeñadas mayoritariamente por mujeres.

A juicio de Benítez Jiménez, los recursos laborales en Cuba tienen sus mayores reservas en la población no económicamente activa y, dentro de ésta, en la población femenina.

Sin embargo, la división sexual del trabajo, heredada de la cultura machista, perdura hasta nuestros días. “Aún con inobjetables señales de cambio con respecto a décadas atrás, las mujeres cubanas siguen encontrando barreras estructurales que limitan su incorporación al empleo”, precisa la profesora del Cedem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − doce =