Sexismo en el trabajo

Ellas con falda, ellos con pantalón. Es el símbolo estereotípico que separa lo masculino de lo femenino, dibujado en baños y en cajas de productos que tienen versión en rosa y azul: frente a los picos del vestido que sobresalen del cuerpo de la mujer, la figura del hombre es recta, aparentemente neutra. Pero esta división, a veces, va mucho más allá de lo inmóvil: se asume con normalidad que los uniformes de algunas profesiones están marcados por el género. Ellas con falda, pero también con medias de un grosor específico, tacones, blusa apretada o camiseta escotada según el sector, maquillaje obligatorio –pero que dé la impresión de no llevarlo– y labios pintados de rojo; ellos con la cara lavada, camisa, pantalón recto y zapato de cordones.
Estas son algunas de las especificaciones reales que dan actualmente algunas empresas en un proceso de contratación. En ocasiones se define de manera obligatoria a través de un uniforme impuesto; otras, con consejos repetitivos y constantes que amedrentan a las trabajadoras para que ajusten su imagen a la identidad empresarial.Leer más

El reguetonero Bad Bunny

“Estoy enamorado de cuatro babys. Siempre me dan lo que quiero. Chingan cuando yo les digo. Ninguna pone, pero”. Cuando Maluma lanzó en 2016 la canción Cuatro babys, a cuyo estribillo pertenecen las líneas anteriores, se desató la polémica. Pero no nos engañemos, ni Maluma fue el inventor de las composiciones machistas, ni quien pasará a la historia de la música como el último exponente en colarse en las listas de éxitos perpetuando y normalizando contenido misógino. Le han seguido muchos más.Leer más

Estereotipos de género

¿Qué rasgos tienen en común las brujas y las marujas? Que son mujeres. “En el 97 por ciento de los casos, cuando hablamos de brujas, hablamos de mujeres”, señala la profesora Montserrat Jiménez. Ambos términos son, sin que suponga ninguna novedad, una muestra más de la estructura social que ha “estigmatizado” y “demonizado” a mujeres, ya fuese por sus conocimientos, como en el caso de las brujas, o por permanecer en casa, para lo que se utiliza la despectiva palabra “maruja”.Leer más

Feminismo

Los avances en la libertad de las mujeres y en la lucha contra las violencias que ejercen sobre nosotras los hombres -que es exactamente la agenda feminista de toda la vida- se han ido apoyando en este país -como en casi todos- en actos tan intolerables que se han llevado la vida, la salud, la libertad o el bienestar de alguna mujer por delante. Parece que no espabilamos hasta que no le ponemos cara.Leer más

literatura feminista

Perras de reserva (Sexto Piso) ha llegado a las librerías de España después de su éxito en el panorama literario de México. Una colección de relatos que pone en el centro a mujeres de periferia, cuyas vidas se cruzan y se sacuden por el crimen organizado, la guerra contra el narcotráfico y la violencia machista. Su autora, Dahlia de la Cerda (México, 1985) cuenta que la salida de Perras de reserva en el mercado internacional la tiene muy contenta pero muy nerviosa.Leer más

Princesa Peach, videojuegos

“La princesa está en otro castillo”, repetía con insistencia Toad cada vez que Mario llegaba a una nueva fortaleza, tras haber superado multitud de obstáculos y enemigos. Salvar a Peach no era fácil, pues la monarca siempre terminaba siendo secuestrada por el peligroso Bowser, némesis eterno del fontanero. Con los años, la frase se ha convertido en una tonadilla que simboliza uno de los estereotipos femeninos más frecuentes del videojuego: el de la damisela en apuros. Empero, las princesas no son como antes, y la propia soberana del Reino Champiñón lo demuestra. Leer más

Pezones

“No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas”, cantaba Rigoberta Bandini en su Ay Mamá –ya convertido en himno– frente a una teta gigante que emulaba un globo terráqueo. Fue la escenografía elegida por la artista en las finales para optar al concurso Eurovisión y dio que hablar. No es algo casual: detrás hay toda una reivindicación y un mensaje contra la norma que recae sobre los pechos femeninos y muy especialmente los pezones. En el espacio público -y en las redes sociales- una mujer tiene que cuidarse mucho de que esta pequeña parte del cuerpo no se vea, no se note, se disimule. Si ocurre, solo puede ser por descuido y así será visto socialmente.Leer más

Fotograma del filme Blonde

Tengo que confesar que vi Blonde el día que se estrenó en Netflix, que no he leído la novela y que he visto y leído casi todo lo que se ha escrito y filmado sobre, por, para y de Marilyn Monroe, sobre quien versa la película.

El contexto es que no tenía referencias sobre la peli, siento una fascinación (muy mainstream, no me engaño) por la protagonista (Marilyn, no Ana de Armas, la actriz que la encarna) y me interesan mucho -en general- los relatos de mujeres que se inmolaron públicamente en la búsqueda yerma de que las quisieran en la intimidad.Leer más

Mujeres gamers

Insultos, comentarios hirientes, amenazas… La vivencia de episodios de violencia online durante las partidas de videojuegos multijugador en internet es una experiencia que prácticamente una de cada dos mujeres ha presenciado o ha vivido en primera persona. O lo que es lo mismo, el entorno online de los videojuegos sigue siendo machista en su mayor parte. Así lo destacan las conclusiones del estudio “32bits: Experiencias de mujeres en los videojuegos online en Castilla-La Mancha”, realizado con las ayudas a la investigación del Instituto de la Mujer.Leer más