La violencia de género en 2020, en Cuba, estuvo marcada por el aislamiento social derivado de la pandemia de covid-19 y sus impactos en diversos ámbitos, incluido un evidente incremento de las violencias machistas. ¿Cómo han vivido el proceso las personas jóvenes, quienes también fueron confinadas a sus hogares y separadas de sus redes habituales? ¿Cómo se han adaptado a este nuevo contexto y cómo reaccionan a él desde el activismo? No a la Violencia indagó acerca de estos asuntos con la joven psicóloga Juliette Ortiz, profesora de la Universidad de La Habana; Bruce González, estudiante de Sociología en la Universidad Central Marta Abreu, de las Villas (UCLV), y Laura Serguera, estudiante de Periodismo de la Facultad de Comunicación (FCOM) de la Universidad de La Habana.

Los impactos de la violencia de género crecen y se complejizan durante el confinamiento, han confirmado especialistas en el tema y organizaciones internacionales y de la sociedad civil en todo el mundo. Pero, ¿han cambiado los mecanismos de prevención y atención al maltrato? ¿Cómo se han adaptado a este nuevo contexto los movimientos y campañas de activismo social y comunitario? No a la Violencia indaga en esta oportunidad acerca de los derroteros de la campaña Evoluciona en estos meses de pandemia. Para ello, conversamos con Ibet García, especialista en comunicación del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) y Danielle Laurencio y Juan Carlos Gutiérrez, integrantes de la Articulación Juvenil por la Equidad Social, de OAR, y activistas de la campaña en las provincias de Las Tunas y Villa Clara, respectivamente.

Justo como se anticipa en las noticias de este servicio informativo, Cuba prepara una línea telefónica especializada para la orientación y apoyo psicológico a personas que sufren violencia de género. ¿Cómo se ha articulado ese proceso? ¿En qué momento está? La socióloga Clotilde Proveyer, la psicóloga Iyamira Hernández y la jurista Yamila González, integrantes del equipo asesor del Grupo Nacional que atiende la violencia en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), conversan con No a la Violencia en busca de respuestas a esas y otras preguntas.

Las prácticas e imaginarios asociados a la masculinidad hegemónica contribuyen a la validación de una supuesta superioridad de los hombres sobre las mujeres. Tal creencia muchas veces justifica el poder de unos sobre otras, las relaciones de control y la violencia de género. De hecho, sostienen especialistas, el punto de partida para entender el modo en que se estructura la violencia se encuentra en todos esos mitos y estereotipos que, durante años, hemos heredado del patriarcado y considerado como normales.
Sobre las relaciones entre la masculinidad hegemónica y la violencia de género, así como las posibles estrategias para desmontar los prejuicios asociados a ellas, SEMlac dialoga con la sexóloga y especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero, Maite Díaz Álvarez, y con los periodistas Jesús Muñoz Machín y Lisandra Chaveco Valdés

Página 1 de 12

Información adicional