La violencia machista hacia las mujeres y las niñas no es un asunto privado, de pareja y familia, como los imaginarios sociales suelen acuñar, por lo que necesita de una respuesta social articulada, enfocada en la prevención y atención, concordaron profesionales de diversas disciplinas que investigan esta problemática social en el país.

La denigración, los chantajes y amenazas con separarlas de sus hijos e hijas son agresiones que con frecuencia sufren cubanas víctimas de violencia de género. "Los niños son un trofeo de guerra, lamentablemente. Constituyen uno de los mecanismos más efectivos que usan los hombres en el ejercicio de la violencia de género contra las mujeres", declara la investigadora Clotilde Proveyer a SEMlac.

Las brechas legislativas en materia de violencia de género y salud sexual y reproductiva en Cuba hacen que juristas y especialistas se inclinen por un ejercicio más proactivo para defender los derechos de niñas, niños, adolescentes y mujeres.

Estudios locales y sondeos de opinión en Cuba señalan que la violencia psicológica es la más recurrente entre las expresiones del maltrato sexista hacia las mujeres y las niñas, que viven los impactos de la también conocida violencia sin golpes.

Página 1 de 76

Información adicional