La violencia machista hacia las mujeres y las niñas no es un asunto privado, de pareja y familia, como los imaginarios sociales suelen acuñar, por lo que necesita de una respuesta social articulada, enfocada en la prevención y atención, concordaron profesionales de diversas disciplinas que investigan esta problemática social en el país.

Descubrir, o mejor ir descubriendo a lo largo de la vida, los hilos articuladores entre nuestra formación como seres humanos y las maneras en que nos relacionamos en determinado contexto resulta piedra angular para ver de qué lado está la pelota del poder, quiénes lo ejercen y quiénes se resisten a ser dominados. Y que conste: no se trata de una simple pelota, como la del famoso juego de béisbol, sino de algo mucho más complejo y contundente que se entrelaza con las esencias del comportamiento humano.

La denigración, los chantajes y amenazas con separarlas de sus hijos e hijas son agresiones que con frecuencia sufren cubanas víctimas de violencia de género. "Los niños son un trofeo de guerra, lamentablemente. Constituyen uno de los mecanismos más efectivos que usan los hombres en el ejercicio de la violencia de género contra las mujeres", declara la investigadora Clotilde Proveyer a SEMlac.

La adolescencia es, sobre todo, una etapa recordada con especial añoranza cuando se es adulto. Desde esa adultez, muchos expresan que les gustaría volver a ella por la manera en que la transitaron; protección familiar, estudio, curiosidad, amistades, música, recreación, preparación parala vida, amor, sueños, esperanza. En fin, se recuerda como una época en la cual existe un mundo por delante y una gran disposición a vivirlo, sin mayores preocupaciones.

Página 1 de 99

Información adicional