Especialistas de diversas profesiones abogaron por la creación y puesta en práctica de protocolos de atención a las víctimas como parte de una respuesta integral e integrada a la violencia de género en Cuba.

Coinciden especialistas en que el primer paso para prevenir y atender la violencia de género es hacerla visible, lograr que la sociedad, sus instituciones y las personas tomen conciencia de que existe. Aun cuando casi todos los estudios en Cuba reconocen avances en este camino en los últimos años, No a la Violencia invitó a tres profesionales de diferentes perfiles y áreas de desempeño para analizar la problemática desde los espacios donde desempeñan su labor cotidiana. Esta vez responden a nuestras interrogantes la socióloga y doctora en Ciencias Magela Romero Almodóvar, de la Universidad de La Habana; la también psicóloga Mareléen Díaz Tenorio, del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) y la periodista Claudia Martínez Camarero.

Las instituciones son lugares en los cuales una sociedad da respuesta a necesidades o demandas de sus ciudadanos y ciudadanas; donde las personas ejercen sus derechos y obligaciones. La dinámica interna de no pocas de sus relaciones esta permeada por los mitos y prejuicios sexistas que distorsionan la real situación de la mujer maltratada, lo cual dificulta la detección, atención, tratamiento y rehabilitación de los casos.

Aunque las mujeres son mayoría entre las víctimas de la violencia de género, incluidas las que mueren a manos de sus parejas, también las hay que cumplen sanción por dar muerte a sus esposos como forma de sobrevivir y preservar la vida.

Información adicional