Gritar, amenazar, descalificar, humillar, educar a golpes… ¿De qué otras maneras se manifiesta la violencia psicológica? En esta sección convergen, para abundar sobre el tema, la doctora Clotilde Proveyer, socióloga y integrante del Grupo Nacional para la Prevención de la Violencia en Cuba, y la master en Ciencias Sociales Mareelén Díaz Tenorio, jefa del grupo de investigaciones sobre familia del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), de la Academia de Ciencias.

SEMlac: ¿Cómo se define la violencia psicológica?

Mareelén Díaz Tenorio:El equipo de investigación en el que trabajo ha elaborado una definición de violencia intrafamiliar que me resulta imprescindible traer a colación para ubicar a la violencia psicológica en el ámbito de las relaciones familiares.
Concebimos la violencia intrafamiliar como: “todo acto u omisión intencional, que tiene lugar en el ámbito de las relaciones interpersonales en la familia y es capaz de producir un daño físico, psicológico o patrimonial a su(s) propio(s) ejecutor(es), o a otro(s) miembro(s) del grupo, causando irrespeto a los derechos individuales”.

Unas desde la academia, otras desde el arte o la salud, mujeres de América Latina y el Caribe analizaron, debatieron y rechazaron, en La Habana, la violencia contra la mujer y sus múltiples facetas.

Como cada año, el Programa de Estudios de la Mujer de Casa de las Américas, institución cultural dedicada a promover la cultura del continente, reunió en la capital cubana a estudiosas, juristas y escritoras, entre otras, esta vez con el tema Violencia/contraviolencia en la cultura de mujeres latinoamericanas y caribeñas.

Por Sara Más

La seducción y el convencimiento suelen ser las vías más utilizadas por quienes abusan sexualmente de menores de edad y adolescentes, según confirma un estudio reciente hecho en la capital cubana
El poco empleo de métodos cruentos por parte de los autores que practican ese tipo de actos se explica, en gran medida, porque se trata de personas cercanas, con alguna proximidad a sus víctimas, indican Iliana Rondón y Arquilino Santiago, especialistas del Instituto de Medicina Legal.
Por Raquel Sierra

Nicolás tiene 54 años. Los próximos ocho los pasará en la prisión de Las Mangas, en el oriente de Cuba, por un crimen que no reconoce, pero con el cual la ley cubana es implacable: el abuso sexual de menores.
"La sobrina de su ex esposa tenía doce años. Como es habitual en los campos de Cuba, los conocidos juegan con las niñas, les hacen cosquillas, y esto no se toma a mal", dice Rosario, una de sus hermanas.
"Siempre jugó con Yahili, desde que era pequeña. Ella fue creciendo y estaba bastante desarrollada para su edad", agrega, moviendo la cabeza con angustia ante el destino del menor de sus hermanos.

Información adicional