La violencia de género en las parejas persiste en edades avanzadas de la vida, confirma un estudio local en la capital cubana, cuyos resultados publica la revista Novedades en Población, del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la Universidad de La Habana.

Creencias personales, mitos y normas sociales vigentes entre jóvenes cubanos naturalizan y justifican la violencia machista, revela un estudio realizado en 2017 en nueve países de la región, incluida la nación caribeña.

Humillaciones, sobrecarga de tareas y altercados sistemáticos son manifestaciones del acoso laboral, una de las expresiones de la violencia que se propaga en silencio, según especialistas y activistas en Cuba.

El embarazo en la adolescencia es un problema que puede generar grandes brechas sociales y modificar el curso de la situación social del desarrollo en esta edad. En ocasiones, puede engendrar violencia psicológica y violación de los derechos sexuales y reproductivos, sobre todo de las muchachas. Las vulnerabilidades del contexto familiar y la relación de pareja pueden agudizar la situación y aumentar el riesgo a la violencia.

Investigaciones realizadas en Cuba sobre el tema[1]evidencian que, aunque el embarazo adolescente no es causa directa de la violencia, si lo son algunas de las condiciones en las que se produce este evento y los factores asociados a él.

Página 1 de 101

Información adicional