Identificar las violencias machistas desde el espacio personal y cotidiano, donde muchas veces transcurren como “algo normal y natural”, puede ser el primer paso para reconocer un problema social que hace falta cambiar. “Vivimos en una sociedad machista y las expresiones de violencia se ven a diario en la calle, en la televisión, en los espacios de trabajo”, asegura Mario Lázaro Díaz Carmona, panadero en Casa Potin, un restaurante en la céntrica barriada del Vedado, en La Habana.Leer más

Construir espacios laborales libres de violencia, que ayuden a fomentar en las comunidades la solidaridad y doten a sus integrantes de conocimientos y herramientas para prevenir el maltrato sexista, es una de las experiencias positivas que cooperativas cubanas como DAJO tratan de impulsar, aún en medio de la pandemia de covid-19.

Ubicada en el céntrico municipio capitalino de Centro Habana e integrada fundamentalmente por mujeres, DAJO es una cooperativa no agropecuaria que, desde 2014, ofrece servicios de lavandería, planchado, confecciones y manualidades.Leer más

“Ya no aguanto más, si esta pandemia no termina me voy a volver loca. Y es que todo cae encima de mí: lavar, limpiar, buscar comida, cocinar, las teleclases del niño, atender a mi suegra, cumplir con mi trabajo. Y a mi esposo no se le puede decir nada, porque con todo esto está muy alterado y hasta me grita; y yo, para que eso no suceda, mejor me callo”.
Esto no es ficción, es la realidad de una amiga que, desesperada, busca un asidero emocional a la angustia que atraviesa. Y no se trata solo de la historia de una mujer, sino la de muchas que sufren las consecuencias de un modelo de relación construido desde la hegemonía masculina, desde un patriarcado enquistado en las subjetividades individuales y colectivas y que, a la más mínima oportunidad, renueva sus votos de solidez y perpetuidad. También es la historia de aquellas que, en tiempos de pandemia, se enfrentan a una vida cotidiana cargada de desafíos, no solo en el plano objetivo, real y de la sobrevivencia humana, también en el de las relaciones interpersonales.Leer más

El presente artículo pretende conectar al lector con una realidad que pervive en el contexto cubano: el matrimonio infantil como expresión de las desigualdades basadas en género.

Diversas son las circunstancias estructurales, contextuales y culturales que sostienen y promueven esta práctica en el mundo (pobreza, desigualdades de género, tradiciones culturales), transversalizadas todas por la ideología patriarcal.Leer más

La violencia ejercida contra las mujeres y niñas no ocurre solo en las calles, en los hogares o en las oficinas. El internet y las plataformas que operan virtualmente se han convertido en nuevos espacios en los que es posible acosar, discriminar, amenazar y hasta violentar la intimidad de las personas.

En México y en gran parte del mundo, el blanco de estas agresiones personales son las mujeres, especialmente las más jóvenes. Y la intervención del Estado a través de la tipificación de estos delitos no ha sido suficiente para frenar este tipo de violencias. Adicionalmente, las medidas tomadas por las plataformas y redes sociales tampoco han impactado positivamente en la erradicación de agresiones.Leer más

La conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de Violencia contra la Mujer fue resultado inicial de un acuerdo tomado por las participantes en el 1er Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en Bogotá en 1981 y aceptó la solicitud de la delegación de RepúblicaLeer más

Siempre que se impone una relación sexual a otra persona, contra su voluntad, estamos en presencia de violencia sexual. Las víctimas pueden ser mujeres, niñas, niños, adolescentes, personas de diferente orientación sexual o identidad de género. Puede estar incluida la violación infligida por un desconocido, un conocido o por la propiaLeer más