Amelia prepara el almuerzo de su hijo Abelito, de cuatro años. Con esmero pica bien pequeñas las habichuelas y las coloca al lado del huevo hervido. Al arroz y los frijoles les añade acelga cortada en pedacitos bien chiquitos, apenas perceptibles, para que el niño no los saque del plato.Leer más