Su nombre pudo ser Aparecida, Manuela, Luciana, Claudia… Su acento era distinto, sus manos tenían las marcas inconfundibles de la tierra donde creció. Venía de un mundo donde ser mujer había sido ignorado, pero su entusiasmo me contagió mucho más cuando supe que apenas le faltaba un mes para graduarseLeer más