Por Sara Más/ saramas_2000@yahoo.com El trabajo que se produce en los hogares sigue subvalorado social y económicamente, no se le llama trabajo, pocas veces se paga, abarca muchas facetas imprescindibles de la vida y sigue recayendo, sobre todo, en las mujeres. «Si yo tuviera que pagarle a una persona por lavarLeer más