Mujeres de fe ante fundamentalismos y violencias

[11-03-2020]
Mujeres  de distintas comunidades de fe unieron para dialogar sobre violencias y fundamentalismos. Mujeres de distintas comunidades de fe unieron para dialogar sobre violencias y fundamentalismos.

La lección de que no son las religiones en sí mismas, sino las personas que las profesan, quienes promueven la discriminación hacia las mujeres, fue uno de los aprendizajes de la jornada de este domingo 8 de marzo, en la cual representantes de distintas comunidades de fe en Cuba se unieron para dialogar sobre violencias y fundamentalismos.

Auspiciado por la Plataforma cubana de diálogo interreligioso y organizado por la Liga Islámica de Cuba, el encuentro propició el conocimiento sobre el papel de la mujer en diversas religiones, a partir de tres paneles bajo el título Mujeres religiosas cubanas contra violencias y fundamentalismos.

¿Qué contribución pueden hacer las religiones a la lucha contra la violencia, contra la inequidad, en la sociedad patriarcal que se intenta imponer cada día más y contra los fundamentalismos?, preguntaba desde el público Pedro Álvarez, investigador del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS).

La respuesta está en trabajar con los seres humanos, en transformarlos, coincidieron las personas presentes, pues son hombres y mujeres quienes tergiversan el mensaje de las religiones.

“Las comunidades de fe en Cuba tenemos un papel fundamental”, consideró Marian Camejo, una de las ponentes e integrante de la Comunidad Islámica de Cuba.

“Primero, porque cada vez se incrementa más el número de personas creyentes de todas las religiones, la espiritualidad gana más espacio en la sociedad cubana y también, en ese crecimiento, está el tema del fundamentalismo que, sea evangélico o islámico, promueve roles de género muy marcados y estrechos. Eso es lo primero que tenemos que trabajar”, abogó.

Sin embargo, precisó que a las personas hay que hablarles desde los principios básicos de su religión y los textos sagrados.

“El fundamentalismo está enfocado totalmente a promover la inequidad de género. Por tanto, tenemos que trabajar con las personas creyentes que están dentro y las que llegan. Quienes ingresan a las comunidades religiosas solo están afirmando lo que tienen dentro. Esas dinámicas tenemos que aprender a desmontarlas desde los propios conceptos religiosos”, añadió.

Se trata de tener herramientas para identificar el fundamentalismo y la violencia, que no es solamente sexual, es sicológica, económica, está en el centro laboral y en el hogar, coincidieron algunas personas.

Con ello concordó Joannette Delgado, directora de Soka Gakkai de Cuba, institución budista laica. “Las mujeres debemos valorarnos a nosotras mismas”, sostuvo. Durante su intervención, señaló que en la religión budista no hay diferencias entre hombres y mujeres, pero reconoció que el fundamentalismo religioso afecta a las mujeres de fe.

“Hay prácticas y creencias que, abierta o subrepticiamente, promueven una cultura machista y destinan a la mujer solo destinada al espacio doméstico”, dijo Delgado de la Guardia.

En ello profundizó Liem Lucía Suárez, de la Comunidad Espiritista de Cuba. “Históricamente, las mujeres han sufrido y sufren una de las más solitarias experiencias de silenciamiento, discriminación e invisibilización dentro de la religión”, comentó y expuso como ejemplos que las normas morales a cumplir son dictadas por los hombres y que la mayoría de los textos sagrados han sido “leídos con ojos fundamentalistas”, en un lenguaje patriarcal.

Como pasos importantes, valoró el reconocimiento de la responsabilidad directiva de las mujeres en igualdad de conocimiento y condiciones que los varones, la participación en la elaboración de la doctrina moral, la interpretación de los textos de las religiones desde la perspectiva de género y la eliminación del lenguaje patriarcal, en sí mismo discriminatorio.

Conocimiento vs. discriminación y fundamentalismo
Los estereotipos en torno al papel de la mujer en las religiones, aupados por el desconocimiento, fue uno de los puntos del intercambio. Ante una pregunta desde el auditorio, Lissett Albalah, representante de la comunidad judía, explicó que “en el judaísmo se le da un papel muy elevado a la mujer, que es muy exaltada, pero se le  juzga mal por desconocimiento y se generalizan actitudes y decisiones personales para toda la comunidad religiosa”.

Significó que en los últimos tiempos personas de otras denominaciones religiosas pasan por la Asociación Hebrea de Cuba con interés de acceder al conocimiento sobre estas relaciones al interior de la comunidad, donde actualmente hay mujeres que realizan la lectura de la Biblia, conducen ceremonias y en otras partes del mundo hasta han sido ordenadas rabinas.

“En Cuba las mujeres musulmanas están viviendo una cultura creciente en torno al velo”, manifestó la panelista Marian Camejo y refirió que hay mujeres que trabajan o estudian con velos, hay carnés de identidad y pasaportes con velo, pero hay todavía que fomentar esa cultura, que comprende el concepto de una sociedad diversa que las incluye.

“El velo es únicamente una marca de fe y no todas las mujeres islámicas lo llevan”, aclaró.

Algunas prácticas religiosas --y no los fundamentos del islam-- han generalizado creencias relacionadas con la violencia hacia las mujeres, precisó Marian Meneses Obregón, en representación de la Comunidad Islámica de Cuba. Ejemplificó con el propio Corán, donde se reconocen derechos de la mujer, como el de elegir con quién casarse y el divorcio.

La protección y cuidado del medio ambiente, y los animales en particular como sujetos de violencia en el mundo de hoy, también fueron abordados en esta jornada, que se desarrolló por segunda vez, como particular celebración del Día Internacional de la Mujer.

El próximo año la anfitriona será la Soka Gakkai de Cuba, según dio a conocer David Prinstein, vicepresidente de la Comunidad Hebrea en Cuba y miembro de la Plataforma para el diálogo interreligioso cubano.

Visto 161 veces
Valora este artículo
(0 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional