La migración también decide en el rebrote de covid-19

[25-01-2021]
Para recuperarse de la pandemia es clave la efectividad con la que se contenga y, posteriormente, se reinicie la movilidad poblacional. Foto SEMlac Cuba Para recuperarse de la pandemia es clave la efectividad con la que se contenga y, posteriormente, se reinicie la movilidad poblacional. Foto SEMlac Cuba

La condición de Cuba como país de emigración complejiza la situación ante la crisis sanitaria y la dinámica que sigue la pandemia en la nación caribeña, aseveran especialistas.

Luego de la reapertura de las fronteras cubanas, ocurrida entre octubre y noviembre de 2020 tras casi ocho meses de cierre total, se constató un rebrote de la epidemia en el país, con tasas de contagio considerablemente más altas que las registradas entre marzo y julio.
De los 9.506 casos positivos diagnosticados entre el 15 noviembre de 2020 y el 14 enero, 69 por ciento estuvo asociado a una fuente de infección proveniente del exterior, según explicó al programa televisivo Mesa Redonda José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública.
Reportes oficiales del propio Ministerio de Salud Pública (Minsap) notificaron por varios días, al final de 2020, que más del 90 por ciento de los casos confirmados se vinculaban a viajeros.
El hecho de contar con un "sostenido saldo migratorio externo negativo" y "un proceso continuo de diversificación de sus destinos y lugares de asentamientos" se combina en Cuba con la "gran movilidad internacional de la población residente en el país, que protagoniza viajes temporales y estancias de hasta 24 meses en el exterior", afirma un artículo publicado al cierre de 2020 en la revista
Novedades en Población, del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la Universidad de La Habana.
Estos análisis "pueden servir de referencia para la planificación de las necesidades de test diagnósticos y centros de aislamiento, entre otros elementos tenidos en cuenta por el Gobierno cubano y el Sistema Nacional de Salud para la prevención y control de la epidemia", explicó a SEMlac la socióloga Marbelis Orbea, profesora del Cedem y una de las autoras del estudio.
Según el texto, hasta la primera quincena de julio de 2020, el 86,66 por ciento de cubanas y cubanos emigrados (919.068) se concentraban en países con alto riesgo epidemiológico de contagio por el SARS-CoV-2, entre los cuales sobresalían Brasil, Estados Unidos, Perú, República Dominicana y Costa Rica.
El equipo de especialistas en demografía, integrado también por el filósofo Antonio Aja, director del CEDEM, y la geógrafa Arianna Rodríguez, consideró de "alto riesgo" a aquellas naciones con tasas de incidencia por encima de 100 contagiados por cada 100.000 habitantes.
En tanto, 11,76 por ciento (124.685) se encontraba en países con riesgo epidemiológico medio, como Argentina, Ecuador, México, España, Venezuela y Canadá, con tasas de incidencia entre 10 y 100 contagiados por cada 100.000 habitantes.
En contraste, menos del dos por ciento de estas personas se encontraba en países con riesgo epidemiológico bajo, con tasas de incidencia por debajo de 10 contagiados por cada 100.000 habitantes: Alemania, Italia, Uruguay o Angola.
Sin embargo, a juicio del equipo del Cedem, al residir de manera permanente fuera de Cuba, esta parte de la migración cubana "no influye frecuentemente en la situación epidemiológica del país, salvo que decidan visitarlo".
Otra, en cambio, es la situación de cubanas y cubanos con residencia permanente en Cuba, que viajaron al extranjero por cualquier motivo y luego no pudieron regresar por los cierres de fronteras, producto de la contingencia sanitaria, tanto en la isla como en otros países.
Según fuentes oficiales, entre 2019 y los primeros tres meses de 2020 viajaron al exterior, por asuntos particulares, un total de 1.518.708 personas. El 8,93 por ciento de ese total (135.575) tenía menos de seis meses en el extranjero al momento en que el equipo del Cedem realizó su estudio.
Cerca de 79.000 de estas personas se localizaban en naciones con riesgo epidemiológico alto, como Estados Unidos (54,8%), Panamá (1,8%), Chile (1,1%) y República Dominicana (0,6%).
En tanto, unas 35.000 cubanas y cubanos se hallaban en países con riesgo epidemiológico medio, como España (9,4%), México (5,7%), Canadá (3,2%), Nicaragua (2,8%), Ecuador (1,9%) y Suriname (1,2%), entre otros con menores proporciones de viajeros desde el archipiélago.
En naciones con riesgo bajo se localizaban poco más de 11.000 cubanas y cubanos.
"Cuando terminamos el artículo, a mediados de diciembre, Cuba tenía en el exterior más de 470.000 personas en estancias temporales que comenzaban a regresar poco a poco, de acuerdo con las posibilidades de los vuelos internacionales", precisó Orbea.
El impacto de estos retornos no se hizo esperar. El 24 de diciembre, el Gobierno anunció nuevas medidas para las personas que arribaran al país desde el exterior, que incluían portar un PCR en tiempo real realizado, como máximo, 72 horas antes, por laboratorios certificados de los países de origen.
Se mantiene, además, la realización de otro PCR en el momento del arribo al país y el protocolo de aislamiento en espera de sus resultados.
Cuatro días después, el 28 de diciembre, el diario Granma divulgó la decisión gubernamental de reducir, desde el primero de enero, "la entrada de visitantes procedentes de Estados Unidos, México, Panamá, Haití, Bahamas y República Dominicana", países que incluyen varios de los que el equipo del Cedem identificó como de riesgo epidemiológico alto o medio.
"El arribo de viajeros internacionales ha generado un incremento de los casos importados de covid-19 y de los contactos de estos con otras personas, llegando a representar 71,5 por ciento del total de los casos detectados en las últimas semanas; asociado en su gran mayoría a ciudadanos cubanos procedentes de Estados Unidos, México, Panamá, Haití, República Dominicana y Bahamas, entre otros", precisó la nota oficial del Minsap citada por Granma.
Para el equipo del Cedem, un aspecto importante para la recuperación de esta pandemia es la efectividad con la que se contenga y, posteriormente, se reinicie la movilidad poblacional. "Si la epidemia es contenida o detenida en un lugar y en otros no, es muy probable que re-emerja constantemente", suscriben sus investigadores en el artículo.

Visto 194 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Dixie Edith

Dixie Edith (dixie@enet.cu). Periodista y máster en Demografía. Se ha especializado en temas de población, género y salud sexual y reproductiva. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional