Docentes reconocen vacíos en una educación inclusiva e integral de la sexualidad

[17-05-2019]
Educar a niños, niñas y adolescentes en la diversidad es uno de los mayores retos que tiene hoy la escuela cubana. Foto SEMlac Cuba Educar a niños, niñas y adolescentes en la diversidad es uno de los mayores retos que tiene hoy la escuela cubana. Foto SEMlac Cuba

Resistencia a abordar temáticas relacionadas con la sexualidad en los diferentes niveles de enseñanza, poca capacitación de los docentes para impartir esos contenidos en todas las edades y el peso de un “currículum oculto” atravesado por los mitos, tabúes y experiencias de los maestros y maestras son algunos de los obstáculos que encuentra la educación inclusiva e integral de la sexualidad en las aulas cubanas.

En ello coincidieron alrededor de 50 profesionales del sistema educativo de La Habana, metodólogos de todos los municipios de la capital del país y directivos de escuelas y docentes, durante la Jornada de Consolidación “Diversidades sexo- genéricas. Abordajes para una educación libre de Homo/lesbo/transfobias. Pedagogías humanizantes, integrales e inclusivas”.

El intercambio —celebrado el lunes 13 de mayo como parte del programa de las XII Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia, que impulsa desde 2008 el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex)— colocó en el debate las fortalezas de las Orientaciones Técnicas Internacionales sobre Educación en Sexualidad, de la Unesco.

Dicho documento “reafirma la posición de la educación en sexualidad dentro de un marco de derechos humanos e igualdad de género y promueve un aprendizaje estructurado acerca del sexo y de las relaciones de una manera positiva, fortalecedora y centrada en lo que es mejor para una persona joven”, declara el texto.

Los participantes dialogaron sobre conceptos como valores, derechos, sexualidad, género, igualdad, equidad, salud sexual, violencia, entre otros, así como los contenidos, actitudes y habilidades que de estos se desprenden en cada etapa de la vida.

El cuestionamiento ante la pertinencia de trabajar determinados temas en edades tempranas, por considerarlos “fuertes, complejos, sobre los cuales a los niños no les resultaría posible reflexionar”, o “difíciles de abordar en el contexto cubano” fueron algunas de las reacciones que suscitó el debate.

“La insuficiente formación de los actuales y futuros maestros para educar sobre tópicos relacionados con la sexualidad en distintos grupos de edades y la resistencia a tratarlos debido a la desaprobación de muchas familias a que se incluyan son tópicos en las clases son problemáticas que emergen en el contexto docente”, dijo a SEMlac Alain Dacourt, especialista del Departamento de Investigación y Docencia del Cenesex.

“Muchos profesores consideran un intrusismo y una violación de la privacidad de las familias abordar estos temas, a pesar de reconocer su relevancia social”, dijo el también Máster en Sexualidad.

“Hay una tendencia en el sistema educacional a subvalorar las potencialidades de los niños y sus capacidades, en tanto la educación todavía está montada en un paradigma muy tradicional, vertical con poca participación”, reflexionó el especialista.

Diversidad, otra asignatura pendienteLa profesora de la enseñanza de secundaria básica, Mirka Benett, considera una urgencia el atender la interseccionalidad de la discriminación. Foto SEMlac CubaLa profesora de la enseñanza de secundaria básica, Mirka Benett, considera una urgencia el atender la interseccionalidad de la discriminación. Foto SEMlac Cuba

De acuerdo con los asistentes al taller, es una necesidad actuar como facilitadores de los conocimientos sobre educación integral de la sexualidad en escenarios docentes, familiares y comunitarios.

Reflexionaron además sobre el rol de las instituciones escolares, las familias y el resto de los agentes educativos en la educación y sensibilización de otras temáticas, como el respeto a la diversidad humana, en el amplio sentido del término.

“Si bien el sector educativo tiene una responsabilidad ineludible, es compartida con el resto de la sociedad”, acotó Massiel Rodríguez Núñez, especialista del departamento de investigación y docencia del Cenesex.

De acuerdo con la socióloga, la diversidad debe ser entendida no solo en su anclaje sexo genérico, sino en todos los marcadores de la diversidad humana que nos conforman.

Para la profesora de la enseñanza de secundaria básica, Mirka Benett, es urgente que “tomen cuerpo los discursos y se voltee la mirada hacia otros grupos que igual sufren discriminación y violencia por el color de la piel, situación económica, región de origen o procedencia… No existe un solo tipo de discriminación”, opinó.

“Estamos conscientes de que hoy existe discriminación porque no eres de la capital, no tienes la edad adecuada o el cuerpo de una Barbie, o incluso porque económicamente no alcanzas determinado estatus. El maestro tiene que estar preparado para esa gran diversidad que está presente en nuestras escuelas, luchar sin miedo contra los actos de exclusión que vemos allí y para prevenirlos”, dijo.

Colocar la mirada en esos otros grupos que ven vulnerados sus derechos es un primer paso para comprender que los procesos de desigualdad son mucho más complejos que aquellos únicamente marcados por la orientación sexual e identidad de género, agregó Rodríguez Núñez.

A juicio de Sergio Morlán, activista de la Plataforma de Hombres cubanos por la No Violencia, no puede perderse de vista que dentro de los propios grupos se segrega y excluye a personas por su definición sexual. “Por ejemplo, si hablamos de la masculinidad, la visión popular es excluir la homosexualidad. De ahí la lucha contra un modelo de hombre hegemónico y la búsqueda de nuevos referentes”, refirió.

“La sexualidad, aun siendo un aspecto íntimo, ha sido el área de la personalidad más sometida al control social, porque controlarla significa dominar la libre expresión de la persona. Por eso la sexualidad y nuestro cuerpo es un espacio político”, recordó Dacourt Rodríguez.

Asimismo, los asistentes al encuentro llamaron la atención sobre la emergencia de grupos fundamentalistas religiosos, cuya agenda puede convertirse en un serio obstáculo para avanzar en estos temas.

Refirieron, además, la necesidad de dar seguimiento a elementos como el bullying escolar, la prostitución infantil y la trata de personas.

Visto 186 veces
Valora este artículo
(4 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional