Cuba amplía sus servicios para la reproducción asistida entre las principales acciones que se desarrollan en Cuba para atender los problemas de infertilidad, informaron expertos y autoridades de salud.

Con una demanda creciente y acumulada, la infertilidad en la isla empieza a contar también con servicios municipales para la atención y prevención de este problema, agregaron los especialistas el jueves 14 de febrero, durante un programa televisivo de cobertura nacional.

Amelia prepara el almuerzo de su hijo Abelito, de cuatro años. Con esmero pica bien pequeñas las habichuelas y las coloca al lado del huevo hervido. Al arroz y los frijoles les añade acelga cortada en pedacitos bien chiquitos, apenas perceptibles, para que el niño no los saque del plato.

Hace unos meses no se hubiera tomado tanto trabajo, pero al saber de la anemia de su hijo, esta joven de 24 años, residente en la ciudad de Pinar del Río, en el occidente de Cuba, ha comprendido que sus hábitos alimentarios deben cambiar y que el consumo de frutas y vegetales es imprescindible para la salud.

Reportajes en la televisión, cuñas radiales y mensajes diversos en los medios de comunicación cubanos se enfocaron la tercera semana de octubre en la necesidad de hacer una detección temprana del cáncer de mama y ofrecer una terapia adecuada a las pacientes. 

A propósito de celebrarse el 19 de octubre el Día Mundial de Lucha contra esa enfermedad, especialistas y autoridades de salud insistieron igualmente en aspectos jurídicos y asistenciales que deben tenerse en cuenta en la atención de esa patología, que el pasado año cobró la vida de 1.386 cubanas, de acuerdo con datos del Anuario Estadístico de Salud Pública, difundido en abril del presente año.

Zulema Antón no quiere reencontrarse con sus antiguas amigas de la escuela secundaria. Hace ya dos cursos separaron sus caminos y ahora se andan buscando para aprovechar estas vacaciones de verano y "ponerse al día" sobre sus vidas. Pero la muchacha, con 17 años recién cumplidos, no quiere apuntarse al plan.

"Es difícil sentarse con las muchachitas y oírlas hablar de las clases terminadas, las asignaturas que les dieron problemas, los novios o los paseos que planifican para agosto. Y si Raulito se pone majadero, entonces ni eso puedo escuchar", contó a SEMlac.

Información adicional