Ansiedad, estrés, depresión y sentimiento de culpa son molestias frecuentes que pueden aparecer en directivas de empresas cubanas como resultado de valores machistas que las juzgan y sobrexigen.

Así lo comprobó la psicóloga Yaranay López Angulo, investigadora del Departamento de Psicología de la Universidad de Matanzas, mediante un estudio cualitativo en la vida de cuatro hombres y cuatro mujeres con cargos empresariales, en quienes encontró malestares subjetivos y psicológicos asociados con la manera diferente en que se valora el ejercicio del poder para ambos géneros.

Por primera vez se desarrolla en Cuba una estrategia de género como parte de la respuesta nacional al VIH/sida. La iniciativa responde al número creciente de mujeres infectadas por el virus y las situaciones de vulnerabilidad que genera la cultura patriarcal.

"No es igual un diagnóstico para una mujer que para un hombre. Cuando en un hogar se encuentra una mujer con VIH/sida, ella continúa con sus actividades y responsabilidades cotidianas, incluso llega a repartir, entre los miembros de la familia, la dieta que se le asigna para su autocuidado y nutrición.

No ocurre así con la mayoría de los hombres; en estos casos la familia suele reorganizarse en función del cuidado de esa persona y su restablecimiento", afirma Rosaida Ochoa Soto, directora del Centro Nacional de Prevención de las ITS y el VIH-sida (CNP).

Cuba amplía sus servicios para la reproducción asistida entre las principales acciones que se desarrollan en Cuba para atender los problemas de infertilidad, informaron expertos y autoridades de salud.

Con una demanda creciente y acumulada, la infertilidad en la isla empieza a contar también con servicios municipales para la atención y prevención de este problema, agregaron los especialistas el jueves 14 de febrero, durante un programa televisivo de cobertura nacional.

Amelia prepara el almuerzo de su hijo Abelito, de cuatro años. Con esmero pica bien pequeñas las habichuelas y las coloca al lado del huevo hervido. Al arroz y los frijoles les añade acelga cortada en pedacitos bien chiquitos, apenas perceptibles, para que el niño no los saque del plato.

Hace unos meses no se hubiera tomado tanto trabajo, pero al saber de la anemia de su hijo, esta joven de 24 años, residente en la ciudad de Pinar del Río, en el occidente de Cuba, ha comprendido que sus hábitos alimentarios deben cambiar y que el consumo de frutas y vegetales es imprescindible para la salud.

Información adicional