A partir de diferencias biológicas se han conformado construcciones socio-históricas sobre lo femenino y lo masculino que reproducen patrones de comportamiento y relaciones marcadas por asimetrías de poder, con variadas implicaciones sociales, económicas y políticas. Es evidente que en el mundo del siglo XXI persiste la desigualdad y la exclusión social por motivos de género, y en no pocos casos estas desigualdades generan entornos de violencia, a veces muy naturalizados.Leer más

La exclusión social como forma de violencia afecta a grandes masas de  población latinoamericana. Sus efectos sobre la salud y la calidad de vida son evidentes en la forma negativa en que las deterioran y conlleva una inequidad que las sociedades debe enfrentar[i]. Ante estos supuestos, es importante referir que el concepto de exclusión admite grados. No se trata siempre de barreras infranqueables de exclusión completa; también se refiere a inclusiones con desigualdad. Además de la exclusión manifiesta o la inclusión inequitativa, también es importante tener en cuenta los grupos vulnerables o la población con debilidad expresa dentro de estos procesos.Leer más

Cada vez más intento buscar alternativas para seguir apostando por una mayor sensibilización con el tema de la violencia de género hacia la mujer. Mi arma fundamental se convierte en la reflexión crítica, con énfasis en resultados de investigaciones, producción científica, discusiones de expertos; pero, sobre todo, en la vivencia de muchas mujeres, madres, hijas, profesionales, amas de casa, jóvenes, adultas, de la ciudad, del campo que se enfrentan en su cotidianidad a expresiones machistas, una veces sutiles, otras evidentes.Leer más

Todavía entre los ecos de las muy recientes Olimpiadas de Tokio, identificadas por no pocos especialistas por sus avances en equidad e igualdad de género, y en momentos que otros eventos deportivos acaparan transmisiones televisivas y mensajes en las redes y sitios de noticias, No a la Violencia propone reflexionar sobre la violencia simbólica en las coberturas deportivas. Leer más

Identificar las violencias machistas desde el espacio personal y cotidiano, donde muchas veces transcurren como “algo normal y natural”, puede ser el primer paso para reconocer un problema social que hace falta cambiar. “Vivimos en una sociedad machista y las expresiones de violencia se ven a diario en la calle, en la televisión, en los espacios de trabajo”, asegura Mario Lázaro Díaz Carmona, panadero en Casa Potin, un restaurante en la céntrica barriada del Vedado, en La Habana.Leer más

La violencia es un problema social extendido a nivel global y caracterizado por una gran complejidad para su abordaje. Entre sus principales características se reconoce su carácter multicausal y multidimensional. Otro aspecto importante a tener en cuenta es la idea de que la violencia asume particularidades según la edad y el sexo de las personas que la ejercen y la reciben, algo a tomar en cuenta para una correcta comprensión de ese fenómeno.Leer más

Aislamiento, acoso y manipulación son algunas de las estrategias que se reiteran en los perfiles de hombres maltratadores en la capital cubana, según un reciente estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
En particular el aislamiento de las víctimas, que las aleja de sus principales redes de apoyo, se ha visto acrecentado por la situación de confinamiento sanitario impuesto por la pandemia de covid-19, explicó la psicóloga Claudia Cancio-Bello, durante el Taller “Miradas jóvenes a la población y el desarrollo”, convocado por el Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la citada universidad.Leer más

Construir espacios laborales libres de violencia, que ayuden a fomentar en las comunidades la solidaridad y doten a sus integrantes de conocimientos y herramientas para prevenir el maltrato sexista, es una de las experiencias positivas que cooperativas cubanas como DAJO tratan de impulsar, aún en medio de la pandemia de covid-19.

Ubicada en el céntrico municipio capitalino de Centro Habana e integrada fundamentalmente por mujeres, DAJO es una cooperativa no agropecuaria que, desde 2014, ofrece servicios de lavandería, planchado, confecciones y manualidades.Leer más

Las diversas expresiones naturalizadas de discriminación hacia las personas mayores y la vejez se han exacerbado en medio de la pandemia de covid-19.
En ello coincidieron psicólogos, investigadores y participantes en el foro “No al edadismo”, organizado por la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU) junto a la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de La Habana (UH) y desarrollado en el perfil de Facebook de esta última.Leer más

A lo largo de la historia de la humanidad, la imagen corporal ha estado vinculada a diferentes formas de violencias. Ha constituido, además, un identificador de las personas según las diversas regiones de procedencia y sus singularidades. En muchos lugares se marcan algunas partes del cuerpo al nacer o en determinada etapa de la vida, concediéndole significados relacionados con la jerarquía, la madurez, el estatus o, simplemente, para distinguir el grupo al que se pertenece.Leer más