Margarita Hanzlik: VIH/sida, La amenaza del machismo

Margarita Hanzlik no puede hablar desde el podio de una renombrada academia cubana sobre los prejuicios a los que aún se enfrentan las mujeres que, como ella, viven con VIH (virus de inmunodeficiencia adquirida, causante del sida) en esta isla del Caribe. Sin embargo, toda su experiencia la puso en función de crear, hace unos cinco años, el primer equipo de ayuda mutua para mujeres seropositivas y sus parejas, con sede en la Iglesia de Monserrat de la ciudad de La Habana, para luchar contra los estigmas y contribuir a la prevención del VIH/sida.
En la actualidad se desempeña como coordinadora del área de mujeres de la Línea de personas que viven con VIH/sida en el municipio de Centro Habana, uno de los más poblados de la capital cubana, y dirige un grupo de mujeres seropositivas, de reciente diagnóstico.
En Cuba son los hombres que tienen sexo con hombres los más afectados por la pandemia. Como muchos de ellos tienen, además, relaciones con mujeres, comienza a verse un incremento de la infección entre ellas. SEMlac: ¿Por qué armar este grupo mucho antes de que se pensara en un área para mujeres dentro de la Línea de personas que viven con VIH/sida en la capital?
Fue mi propia experiencia como seropositiva. Desde que me diagnosticaron sentí que la mujer es más discriminada, quizás porque durante años el VIH/sida fue una enfermedad de homosexuales o de libertinos, y esa idea persiste entre la gente. Cuando decía mi condición serológica se armaba una especie de revolución, entre miradas, acciones y palabras, casi siempre hirientes. Comprendí que socialmente una mujer con VIH es el fin del mundo.
A raíz de todo esto comencé a armar el primer equipo en la Iglesia de Monserrat, donde el padre Fernando de la Vega nos brindó el espacio, fuéramos católicos o no, y toda su colaboración material, espiritual e intelectual.
SEMlac: Es casi una norma que la mujer se encapsule, una vez diagnosticada. Desde su experiencia, ¿qué se ha logrado con el grupo?
No todas reaccionamos de la misma manera. Tiene que ver con tu personalidad y con tu autoestima. Esta es una lucha de por vida y no podemos dejar que nada ni nadie nos pisotee. En el grupo formamos una familia para ayudarnos. Por eso yo tengo que salir de los baches en los que caigo y además ayudo a las otras integrantes a salir de los suyos.
SEMlac: Algunas investigaciones refieren que buena parte de las mujeres que viven con VIH/sida provienen de hogares violentos. A su juicio, ¿qué relación existe entre la violencia intrafamiliar y la infección con VIH/sida?
Creo que más que golpes o gritos recibidos en los hogares de base, hay una falta de percepción de comportamiento de riesgo y mucho machismo que entorpece las labores de prevención y favorece la vulnerabilidad de la mujer ante el virus. Si estas investigaciones sobre las mujeres se refieren a discriminación, a obediencia, a la imposibilidad de pedir que se use el condón; estoy de acuerdo.
SEMlac: La escasa o nula capacidad de la mujer de negociar el uso del condón, para no desencadenar los celos o por el prejuicio de que le resta placer, ¿es otro tipo de violencia?
Cuando un hombre tiene una relación fortuita con una mujer fuera de su pareja, puede que utilice el condón. Pero, cuando tú le dices a tu esposo que tiene que usarlo, él piensa que lo engañas o que algo te está sucediendo.
La Línea de personas viviendo con VIH/sida en La Habana está aplicando una encuesta en toda la ciudad, cuyos resultados pueden ser importantes para nuestro trabajo preventivo.
Uno de los encuestadores, mientras trabajaba en el municipio de Guanabacoa, me contaba que todavía las personas creen que las mujeres que viven con VIH/sida son prostitutas o promiscuas y que los hombres se infectaron por mala suerte. Además desconocen que los hombres que tienen sexo con hombres son la mayoría de los casos reportados hasta el momento.
Estas respuestas son el resultado del desconocimiento y también del machismo, que podría acabar con nuestra especie. Por eso, las mujeres tenemos que estar muy seguras de que hay que negociar el uso del condón y de cómo hacerlo, aunque sea complicado.
SEMlac: ¿Qué significa para hoy y el futuro inmediato la creación de un área de mujeres dentro de la Línea de personas que viven con VIH/sida?
Es la salvación de nosotras. La salvación espiritual, moral y social, no la cura.
Nosotras estamos históricamente designadas para lavar y planchar. Desde el área podemos ayudar a las mujeres a entender no sólo su derecho a negociar el uso del condón, sino a ser respetadas en sentido general.
Además, aunque no es una organización feminista, creo que ayudará a que se elimine el machismo y los estigmas que traen consigo vivir con VIH/sida para las mujeres. Es una tarea dura, pero ya comenzamos
(noviembre/2006)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *