Uruguay y la brecha digital de género

El gobierno de Uruguay reconoció la necesidad de facilitar el acceso de las mujeres a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como estrategia para contribuir a eliminar la brecha de género existente. En el capítulo «El Uruguay Innovador» del primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos, previsto para 2007-2011, se contempló una línea de acción «tendiente a incentivar los procesos de desarrollo sostenible que contemplen el acceso y la participación en condiciones de igualdad a los procesos de innovación, tecnológica, científica y cultural, de manera de asegurar equidad en los niveles de bienestar social». El proceso de diseño de este programa siguió el mismo procedimiento que se empleó en los demás países de la región: consultas participativas a las comunidades y grupos de base, organizaciones no gubernamentales (ONG) y entidades públicas que, de una u otra forma, están relacionadas con los temas de género y mujer. Una de las ONG con alguna experiencia en el tema es «Cotidiano Mujer», que realizó un taller el año pasado con mujeres de barrios periféricos de Montevideo. La comprensión va un paso más adelante en la situación de Uruguay, donde si bien cuatro de cada 10 uruguayos sabe usar computadoras, de estos casi 20 por ciento no emplea Internet, y la mayoría de los que lo utilizan sólo lo hacen para comunicarse por mensajería instantánea o correo electrónico. Es decir, no conocen las posibilidades de trabajo en red, investigación y participación ciudadana que esta vía ofrece. Aunque aún es un tema no muy relevante para las mujeres y con poca demanda por parte de las uruguayas, el estatal Instituto Nacional de Mujeres decidió incluirlo en el Plan Nacional, para que las políticas públicas que se vayan formulando tengan en cuenta la brecha de género (SEMlac).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *