Nueva mediateca se enfoca en el cine de mujeres

Por Helen Hernández Hormilla / hormilla@gmail.com

El cine femenino en Cuba tendrá un nuevo impulso con la creación de la Mediateca de la Mujer Realizadora Cubana y de su Diáspora «Sara Gómez», que comenzó a funcionar en los primeros meses de este año.

Con la idea de otorgar mayor visibilidad a la obra de las realizadoras audiovisuales cubanas, el proyecto impulsado por la documentalista Marina Ochoa, con apoyo del Instituto de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), ha logrado reunir más de un centenar de materiales dirigidos por mujeres en los últimos 40 años.

Aunque el acceso femenino a la producción cinematográfica en Cuba ha sido limitado, especialmente dentro de la industria, poco a poco aparecen nombres que prueban la calidad y el talento de las mujeres en este arte.

Así lo constató Ochoa al preparar una muestra audiovisual para el VII Encuentro Internacional de las Mujeres en el Arte, celebrado en La Habana en 2004, a partir de la cual se conformó el primer esbozo de la actual Mediateca.

Gracias a los fondos de varias instituciones y organismos internacionales, pudo materializarse la iniciativa este 2013, cuya primera acción resultó la Muestra Internacional de Mujeres Cineastas Cubanas en Estados Unidos.

Junto a Ochoa, la realizadora Milena Almira, la actriz Claudia Rojas y Luis Notario, productor de la Mediateca, recorrieron las ciudades de Los Ángeles, Nueva York y Miami, entre el 6 y el 25 de marzo, para acompañar con conversatorios y debates las proyecciones de casi 30 obras de 25 realizadoras.

Varias generaciones estuvieron representadas en el recorrido, desde la paradigmática Sara Gómez -primera realizadora de un largometraje de ficción en Cuba con De cierta manera (1973)- hasta sus continuadoras Rebeca Chávez, Lourdes de los Santos, Gloria Rolando, Marina Ochoa, Marisol Trujillo, Miriam Talavera, Lizette Vila, Marilyn Solaya, y las más jóvenes Adriana Fernández, Heidi Hassan, Jessica Rodríguez, Gretel Medina, Hilda Elena Vega, Susana Barrigas, Maryulis Alfonso, Milena Almira, Patricia Ramos, entre otras.

Según confirmó a SEMlac su directora, la Mediateca tiene una proyección nacional, que abarca desde las producciones de las consagradas hasta las jóvenes egresadas de las escuelas de cine en el país y las vinculadas a la Televisión Serrana, en la zona montañosa de la oriental provincia de Granma, a más de 700 km de La Habana.

Además, procura sumar realizadoras residentes fuera de Cuba, como Irene López Kuchilán, quien formó parte de la Muestra en Estados Unidos.

«En Miami recibimos varias obras de jóvenes cubanas que hacen audiovisuales allá y uno de los objetivos próximos es que sus trabajos se puedan conocer en Cuba», reveló Ochoa.

Acumular audiovisuales y exhibirlos no es la única actividad que emprende el proyecto, pues su equipo gestor aspira a desarrollar acciones afirmativas en favor de las cineastas.

Para Ochoa, es imprescindible aumentar las posibilidades de las realizadoras audiovisuales debido a la mentalidad machista que, históricamente, ha limitado su acceso a los recursos y posibilidades de producción.

Una muestra nacional de cine femenino, debates y talleres sobre el tema, la realización de carteles y anuncios promocionales y un concurso de guiones de largometrajes de ficción con vistas a la gestión de financiamiento para realizar estas obras, son algunas de las propuestas inmediatas.

Además, cuentan con un banco de subtítulos al inglés de varias películas y se gestionan nuevas traducciones con vistas a extender la proyección internacional de la creación audiovisual femenina.

La restauración de las cintas y celuloides más deteriorados será otra de las labores dirigidas a redimensionar la memoria de las cineastas en Cuba, un país donde hasta la fecha solo tres mujeres han podido concluir un largometraje de ficción: Sara Gómez, Teresa Ordoqui y Rebeca Chávez, en el caso de la segunda como parte de los Estudios Fílmicos de la televisión.

Aunque la tradición fílmica del país cuenta con muy pocas directoras, la especialista en cine Danae C. Diéguez asegura que esta presencia femenina no ha sido deficiente, sino invisibilizada.

Ponerlas en su sitio justo ha sido voluntad de un reducido grupo de personas dedicadas a la investigación cinematográfica, a quienes contar con un corpus de obras audiovisuales femeninas, conservado y clasificado, será un incentivo para nuevos acercamientos críticos, opinó la estudiosa feminista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *