Mujeres del teatro promueven articulación

Por Helen Hernández Hormilla / hormilla@gmail.com

Una red de mujeres teatristas de Iberoamérica e Italia fue presentada en La Habana durante la 6ta Bienal de Dramaturgia Femenina, «La escritura de la diferencia», celebrada del primero al 10 de marzo en la capital cubana.
Dramaturgas y teatristas de Ecuador, Brasil, Italia, Argentina, El Salvador, Honduras, Guatemala, España y Cuba compartieron la necesidad de articular esfuerzos desde sus países para hacer visible la creación femenina en el mundo de las tablas.
«Muchas mujeres trabajan en el teatro, pero no tienen la misma visibilidad ni igual acceso a los lugares de poder que los hombres», indicó a SEMlac la teatrista italiana Alina Narciso, quien creó este proyecto en 1999 desde España. A partir de entonces se realizaron varias ediciones en Barcelona, España y Nápoles, Italia. En 2011 pasó a celebrarse en la oriental provincia de Santiago de Cuba, a 860 kilómetros de La Habana, y de ahí mudó su sede a la capital cubana.
La Bienal es un concurso de dramaturgia convocado en los países participantes con apoyo de un grupo de coordinadoras nacionales. Parte de las obras ganadoras son estrenadas durante el evento por directoras en las modalidades de puesta en escena o estudio para un montaje.
Los reconocimientos en la edición de 2013 recayeron en La audiencia de los confines de Jorgelina Cerritos (El Salvador, como parte de la micro región Centro América Norte); Entrada en pérdida de Gabriela Ponce (Ecuador), De la guerra de Eva Gillamón (España), Feliz aniversario de María Claudia Vasconcelos (Brasil), 24 horas viraje de Gilda Bona (Argentina) y Apatías de LiliamSusel Zaldívar (Cuba).
A cargo de las puestas y lecturas estuvieron Alina Narciso en una coproducción de los grupos «Metec Alegre», de Italia, y «Teatro D’Dos», de Cuba, y del país anfitrión, Antonia Fernández, con el «Estudio Teatral Vivarta»; María Elena Tomás, con «Teatro de la Villa»; Daisy Sánchez, con artistas de diversas procedencias; Sahily Moreda, con «Teatro El Cuartel» y Marcela García, con apoyo de la «Compañía Hubert de Blanck».
Desde 2004 Cuba comenzó a participar en el concurso, con los premios obtenidos por Esther Suárez, Raquel Carrió, Liliam Ojeda, Ana María de Agüero y Agnieska Hernández.
Si bien la noción de una Red de mujeres de la escena está presente desde la génesis del proyecto, el desarrollo que ha ido alcanzando hasta ahora propicia su ampliación mediante la web www.laescrituradeladiferencia.org.
Allí podrán insertarse todas aquellas teatristas iberoamericanas interesadas, con la idea de facilitar la circulación, el conocimiento de los textos y el intercambio profesional.
Esta será actualizada por las coordinadoras de los países implicados con información actualizada y lo más amplia posible sobre el desarrollo de la dramaturgia y el teatro realizado por mujeres en todo el orbe.
«La red es una medio para poner en relación a todas estas mujeres de teatro; para seguir hablando, organizando, decidiendo cómo queremos ir adelante», enfatizó Narciso.
«Al presentar dificultades con el acceso a Internet, en el caso de Cuba, la articulación no solo será por los medios digitales, sino que se propone otras formas de intercambio por vía telefónica, encuentros presenciales o por la llamada puerta a puerta», explicó la coordinadora en la isla, Esther Suárez Durán.
La dramaturga y teatróloga presentó también el nuevo sitio web del proyecto «Escenas con aroma de mujer», dedicado a promover el trabajo de las mujeres teatristas en Cuba a través de acciones de capacitación, investigación, promoción y rescate histórico.
El nuevo portal será visible en las próximas semanas desde la red cubana conocida como intranet, teniendo en cuenta que es esta la vía de comunicación informática más extendida entre el gremio artístico en Cuba.
Para la actriz y directora Daysi Sánchez, la celebración del evento se torna una «provocación» para las cubanas, pues ha puesto de manifiesto la necesaria unidad entre las creadoras para hacer que sus obras alcancen mayores resonancias.
A la dramaturga Gina Bona, de Argentina, le interesa que la mujer de teatro en su país se comunique con el resto del continente y, sobre todo, con lo que comparten sus hermanas de Latinoamérica.
«En la medida en que las mujeres escalen a los espacios de poder en el teatro estará también representada otra manera de entender el arte y el mundo a partir de la experiencia de vida femenina», expresó Alina Narciso.
«La escritura de la diferencia» incluyó talleres sobre temas de género, feminismo y violencia contra las mujeres impartidos por importantes especialistas cubanas como Teresa Díaz Canals, Isabel Moya, Zaida Capote Cruz y Norma Vasallo. Además, las dramaturgas y teatristas compartieron sus experiencias en los procesos de creación y las dificultades para acceder a la publicación y a las carteleras teatrales.
La próxima Bienal se realizará nuevamente en La Habana y deberá incluir la misma cantidad de países implicados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *