Los retos de una vida más larga

Las personas que nacen en Cuba pueden aspirar a vivir hasta cerca de 78 años, según recientes cálculos del Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE), de la Oficina Nacional de Estadísticas. 
Adelfa Torres Estévez, ama de casa del municipio 10 del Octubre, en Ciudad de La Habana, ya superó esa edad, pero aún se mantiene activa.
“Ahora cumplí 86 y sigo haciendo todo en mi casa. Mis sobrinos han insistido en que me vaya a vivir con ellos, hasta un intento de permuta hubo, pero al final yo prefiero seguir tranquila con mis manías”, contó a SEMLac.
Torres no practica ningún deporte específico, pero camina casi un kilómetro todas las mañanas para visitar a una amiga de la infancia que está incapacitada y padece demencia senil: “Cuando todavía no estaba en la silla de ruedas, yo era quien la cuidaba, pero ya es más complicado porque pesa mucho y no puedo ayudarla a moverse”, explica Torres.

Historias como la de esta octogenaria se ven cada vez con más frecuencia en esta isla caribeña. Las personas con más de 60 años sumaron en 2007 el 16,6 por ciento de los habitantes del país y esa proporción seguirá aumentando a pasos agigantados.
La esperanza de vida al nacer, definida por los demógrafos como “el número promedio de años que le correspondería vivir a una persona, bajo las condiciones de mortalidad del período para la cual se calcula, desde el nacimiento hasta la última edad en que fallece”, alcanzó entre 2005 y 2007 los 77,97 años.
Las cifras, recogidas en la investigación La Esperanza de vida. Cuba y sus provincias. 2005-2007, presentada a inicios de septiembre por el CEPDE, también precisan que las mujeres tienen más expectativa de vida: pueden alcanzar los 80,02 años, mientras la de los hombres suma 76 años.
En línea con la estadística, Torres es viuda hace más de una década y durante un lustro cuidó a su esposo, víctima de cáncer abdominal, hasta su fallecimiento.
El estudio del CEPDE también verificó aumento en la llamada esperanza de vida geriátrica, o sea, los años que pueden vivirse después de los 60.
Actualmente, en Cuba es de 20,8 años para los hombres, el octavo lugar a nivel mundial junto a Francia e Italia; y de 23,4 años para las mujeres, el puesto 16 en el planeta, por delante de países como el Reino Unido, Dinamarca y Noruega.
Si en 1970 apenas 37 por ciento de la población tenía la probabilidad de alcanzar 80 años de vida, a inicios del este siglo esa proporción ya remontaba 52 por ciento.
Esta investigación del CEPDE presenta, además, una novedad: los cálculos de la esperanza de vida correspondientes al grupo de edad que se ubica por encima de los 100 años.
Para Juan Carlos Alfonso Fraga, director del CEPDE, este es “un indicador sintético por excelencia, que refleja las condiciones de vida, de salud, de educación y otras dimensiones socioeconómicas de un país o región, a partir de los niveles de mortalidad que presenta. Por lo tanto, resulta uno de los indicadores fundamentales utilizados por Naciones Unidas para medir el desarrollo humano de los países”.
La combinación entre la esperanza de vida, los niveles de educación, salud y el producto interno bruto, ubicó a Cuba en 2007 en el lugar 51 por países, según el Informe sobre Desarrollo Humano. Antes se ubicaba en la posición 93.

Septiembre de 2008

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *