La píldora y las hondureñas

En caso de que Manuel Zelaya, presidente de Honduras, decida firmar el decreto que prohíbe las Pastillas de Anticoncepción de Emergencia (PAE), que fue aprobado en abril pasado, se pondrá en riesgo la vida y la salud sexual y reproductiva de las mujeres hondureñas, señala el Consorcio Latinoamericano de Anticoncepción de Emergencia (CLAE). El comunicado de la red de organizaciones e instituciones de la sociedad y personas de 17 países de América Latina señala que las PAE forman parte del paquete de anticonceptivos modernos, ofrecidos en otras naciones, para prevenir embarazos no deseados o de riesgo y además es una herramienta fundamental para proteger a las mujeres que han sufrido violencia sexual. Sin embargo, la ley que prohíbe el uso, la comercialización y la promoción de las PAE fue aprobada en el Congreso Nacional de Tegucigalpa en abril pasado, utilizando información manipulada y «siguiendo los caprichos de un pensamiento reducido, deformado y encarnado en el pecado, lo malo y lo sucio», expresaron en su momento mujeres del Movimiento Feminista Hondureño. Esta nueva ley impone la misma pena a las personas que comercialicen, usen o promuevan el uso de las PAE, que a las que practiquen un aborto. De acuerdo con la investigación científica, las PAE tienen dos funciones. En primer lugar, impiden o retrasan la ovulación en la mujer y, en segundo, espesan el moco cervical, con lo cual dificultan que el espermatozoide se mueva y se encuentre con el óvulo de la mujer. (CIMAC)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *