Estereotipos perpetúan la violencia

Los estereotipos impuestos por la sociedad contribuyen a la autocensura y la falta de expresión de los sentimientos de la población masculina, aspectos que los convierte en muchas ocasiones en agresivos e insensibles, dijo Marta Monterroso, de la Asociación Nuevo Amanecer Rayo de Esperanza Familias Unidas (NAREFU), en Guatemala. De acuerdo con Monterroso, el patriarcado, el machismo y aspectos como la afirmación de que el hombre es el único responsable de la sostenibilidad de la familia son aspectos que contribuyen a promover la superioridad de los hombres. Según la entidad de los Amates, Izabal, este fenómeno impacta a las mujeres, a la familia y a la sociedad, ya que ellas se vuelven más dependientes, los hombres agresivos y los hijos e hijas crecen con traumas, al vivir en ambientes conflictivos, además de asumir las actitudes de sus progenitores. La lideresa enfatizó que la situación se agrava cuando hay ausencia de una educación adecuada sobre la masculinidad y la feminidad, así como una orientación y práctica de valores morales y humanísticos para la convivencia armónica entre los seres humanos. Monterroso afirmó que la inoperancia del sistema de justicia es otro factor que influye negativamente en la superación de la violencia intrafamiliar y contra las mujeres. La entrevistada dijo que las autoridades, la familia y todos los actores y actoras sociales deben atender con urgencia esta problemática, a través de la implementación de acciones, programas y políticas que permitan romper con este esquema que cada día disgrega y degrada a la sociedad guatemalteca (Cerigua).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *