El silencio no ayuda

El seis por ciento de las colombianas han sido violadas y como resultado de este crimen han contraído enfermedades de transmisión sexual, quedado en embarazo, tenido que practicarse abortos, sufrido trastornos sicológicos y sexuales, y han visto disminuido su rendimiento escolar y laboral. Para atender de manera integral a las personas agredidas sexualmente, Profamilia, una organización privada sin ánimo de lucro, lanzó este mes de octubre el programa «Avise», cuyo lema es «En la violencia sexual, el silencio no ayuda». «Se llama así porque es importante dar aviso inmediatamente, pues para evitar algunas de las consecuencias físicas se deben tomar acciones rápidas», afirmó a SEMlac Juan Carlos Vásquez, asesor científico de Profamilia, organización pionera en atención en salud sexual y reproductiva en Colombia. «Para prevenir un embarazo no deseado producto de una violación se deben aplicar métodos de anticoncepción de emergencia en las siguientes 72 horas», agregó. El programa surgió ante las graves revelaciones de la Encuesta de Demografía y Salud 2005, que esta organización realiza cada quinquenio con representatividad estadística para todo el territorio colombiano(SEMlac)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *