Contra la opresión sexual

Aún en medio de prejuicios, incomprensiones y discriminación, voces y movimientos procuran una mirada distinta al fenómeno de la prostitución y la denuncia a quien lo sostiene y no siempre se sanciona: el que paga por los servicios sexuales. «Lo peor es el proxeneta y el cliente. La demanda genera la oferta. Basta de abusar y explotar a mujeres, niñas y niños. El tercer lugar de los ingresos mundiales lo ocupa la explotación sexual. No a la trata», fueron algunas de las frases con las que Mujeres Libres, una asociación creada en 1993, salió a las calles el 21 de enero. Raquel Disenfeld es una de las representantes de esta asociación y, para ella, «existe una relación entre el abuso de poder y la opresión sexual». «Desde Mujeres Libres trabajamos por una sociedad sin jerarquías, regida por el cuidado y por el respeto a la vida; y no en las leyes del mercado o en la cultura patriarcal en que alguien necesita someter y poseer para ser», dijo a SEMlac. En relación con la prostitución, hay que señalar que muchas veces las mujeres que se encuentran en esta situación son víctimas de mafias de tratantes, que las someten a engaños, torturas psico-físicas y violencia sexual. Sin embargo, lejos de comprender el drama del sometimiento que ellas viven, la sociedad, presa de la ignorancia, opta por juzgarlas (SEMlac).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *