Académicas se abren camino, pese a la tradición


Por Sara Más

Con más semejanzas que diferencias, académicas cubanas y mexicanas suelen pasar por situaciones de vida y profesión muy similares, en gran medida condicionadas por la cultura patriarcal y la tradición, aunque vivan en geografías y sociedades distintas.
Así lo explicaron la mexicana Olga Bustos y la cubana Lourdes Fernández Rius durante del VII Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género, celebrado en La Habana del 18 al 21 de febrero, donde expusieron algunos resultados preliminares de un estudio comparativo, actualmente en proceso, y que toma como escenarios la Universidad Autónoma de México y la de La Habana. Luego de entrevistar a varias académicas mexicanas y cubanas entre los 57 y 70 años, que ejercen su profesión en diferentes áreas del conocimiento, las investigadoras concluyen que, en esencia, la vida en familia y los papeles históricamente asignados a la mujer en el ámbito doméstico se erigen en obstáculos que deben vencer para alcanzar su progreso académico.
Ellas, si bien han logrado cumplir sus propósitos e intereses científicos, han tenido que desplegar un mayor esfuerzo, con más elevado costo personal que los varones.
El estudio confirma que las entrevistadas, aunque no desisten en sus empeños profesionales y alcanzan una trayectoria científica que les depara grandes satisfacciones, viven una gran tensión para conciliar la profesión y la vida de familia.
De acuerdo con sus vivencias, se sienten presionadas y se ven obligadas a recurrir a sobre jornadas de trabajo, les falta tiempo para el disfrute personal y de la familia, refieren conflictos y frustraciones en sus relaciones de pareja y no pocas veces experimentan vivencias de soledad, entre otras situaciones como culpas y un agotamiento ilimitado.
Una de ellas confesó que un día se quedó dormida en la alfombra del baño, en una casa donde fue invitada a comer junto a su esposo.
En el caso de las mexicanas, «reconocen su procedencia familiar como herencia intelectual en la que se cultiva el conocimiento y la creatividad, y provienen de ámbitos donde el padre es profesional y las madres tienen estudios de nivel superior, pero se han dedicado al hogar y la familia», explicó Bustos.
Las cubanas, en cambio, en una realidad social distinta, «proceden de familias humildes, sin la presencia de intelectuales que sirvan de ejemplo, y representan la primera generación de mujeres universitarias en su familia. En todos los casos reconocieron figuras masculinas como un factor estimulante de la motivación hacia estudios superiores», precisó Fernández Rius.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *