Nuevo colectivo de mujeres vincula activismo y academia

Todas por todas (TxT) es el nombre de un nuevo proyecto que vincula academia y activismo a favor de la equidad de género y la eliminación del racismo en Cuba.

“Somos un grupo de feministas que han asumido el compromiso de contribuir a la construcción de una sociedad no racista y no sexista”, afirmaron sus fundadoras, al presentarse el pasado 29 de noviembre en La Habana.

Lisandra Torres Carnegie, Bárbara Danzie León, Yeniela Cedeño Hechevarria, Leidis Rayza Castro Silva, Isabel Junco Cifran y Yulexis Almeida son las fundadoras e integrantes del equipo coordinador de esta iniciativa, que busca “fomentar una conciencia antirracista y antirracista en diferentes sectores de la población cubana”.

Este emprendimiento social se une a otras iniciativas y colectivos que en la capital cubana trabajan en comunidades, centros de investigación y proyectos culturales.

Entre las estrategias y acciones que se propone realizar TxT están sensibilizar a diferentes grupos poblacionales de comunidades donde exista una alta composición de población negra y mestiza; promover espacios de reflexión y debate; articular y trabajar en red con otras iniciativas y estimular el desarrollo de investigaciones y publicaciones sobre género y racialidad.

“Cada acción que realicemos tiene que tener un producto comunicativo para que pueda multiplicarse la experiencia. Ese es el caso de la escuela feminista, que estamos coordinando con el Club del Espendrú”, dijo Yulexis Almeida, académica y una de las impulsoras del proyecto TxT.

“No somos un proyecto académico, pero sí dentro de nuestras proyecciones y ámbito está la academia, porque la relación entre racialidad y género es un tema importante que ha estado al margen de los estudios académicos”, agregó Almeida durante la presentación del colectivo a un grupo de activistas y reconocidos intelectuales vinculados a la lucha antirracista en La Habana.

Uno de los asistentes al encuentro. El reconocido activista e investigador Tomás Hernández, aseguró sentirse muy optimista. “Estamos en un momento para el cual han colaborado muchas personas. Por eso no podemos dejar de aprovechar acciones positivas como esta y que estos empeños lleguen a los decisores”, comentó.

Para la investigadora y ensayista Zuleica Romay, los tiempos actuales son también más propicios para este tipo de empeño y es posible lograr un trabajo articulado, horizontal y participativo.

Romay llamo a aprovechar el Programa contra el racismo y la discriminación, dado a conocer al Consejo de Ministro el pasado 21 noviembre, cuyo objetivo es “combatir y eliminar definitivamente los vestigios de racismo, prejuicios raciales y discriminación racial que subsisten en Cuba”. Para la investigadora, esta política gubernamental abona el camino para organizar la primera jornada antirracista en 2020.

Talleres, espacios de debate y repositorios de información fueron algunas ideas aportadas por el grupo, reunido en la Casa Estudiantil de la Universidad de La Habana, y que pueden nutrir el programa de actividades de TxT.

“Nos interesa que la gente vea que no somos electrones sueltos, que hacemos alianzas y nos reconocemos en nuestra diversidad; porque independientemente de que tengamos objetivos diversos, podemos hacer cosas en unidad”, insistió Yulexis Almeida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *