Fotógrafa defiende desde instantáneas la diversidad familiar

¿Cómo es el día en la vida de una familia homoafectiva cubana? Con esa pregunta como guía, la joven fotógrafa Yailen Ruz Velázquez se propuso narrar visualmente la cotidianidad de una familia “diferente” en La Habana, colocando el énfasis en sus integrantes más pequeños, y concibió la serie fotográfica “Donde habita la quimera (I)”.

Convertida en exposición, la muestra de 30 fotografías se exhibe desde el 25 de mayo en la Red Colaborativa de Artes Visuales (Behart) y apuesta por desmontar desde la imagen los numerosos prejuicios existentes en torno a las familias no heteronormativas y, en particular, el ejercicio de la maternidad.

“En esta primera parte, agradezco profundamente a la familia de Yamila, Niurka y sus dos niñxs por hacer hecho posible tal proyecto”, escribió la fotógrafa en su página oficial en Facebook.

Según comentó a SEMlac la artista, también graduada de psicología, “’Donde habita la quimera (I)’ es el inicio de una serie fotográfica dedicada a los hijos e hijas de las familias diversas en Cuba”.

“En estas imágenes me acerco a una familia homoafectiva en La Habana, conformada por dos mujeres, Yamila y Niurka, pareja hace 20 años, ingenieras las dos, que tienen dos hijos, un varón de nueve años y una niña de 7”, dijo.

Ruz Velázquez va detrás del “mundo infantil dentro de este hogar, las características de estos niños, las relaciones sociales, los juegos entre ellos, que son lo más frecuente debido a la covid-19 y el confinamiento”, refirió.

Para la fotógrafa, “el tema de las familias diversas es un tema con el que me he estado familiarizado desde hace más de un año. Yo soy psicóloga de profesión y hace aproximadamente tres o cuatro años empecé a estudiar de lleno el mundo de la fotografía, que me apasiona, por eso decidí dedicarme a él a tiempo completo, de manera independiente”, explicó.

“Resulta que tengo amigas con este tipo de hogares y he sido testigo de las discriminaciones que sufren, los prejuicios respecto también a sus hijos, los secretos dentro y fuera de la familia, los miedos que hay sobre la futura orientación sexual de estos niños, sus relaciones…”, dijo a SEMlac.

Tantos miedos y tabúes la impulsaron hace más de un año a tratar el tema de las familias homoafectivas. “En 2020 comencé a investigar con más rigor este tema. Conozco a activistas, a familias en Santiago de cuba, Villa Clara, La Habana, y comienzo a redactar un proyecto documental que ya está listo. Empezamos este año a buscar fondos con mi equipo de realización. Pero por la covid-19 es un proyecto que está detenido”, relató.

Mostrar desde la imagen el amor

Yailen Ruz Velázquez se decidió, desde la pasión de la fotografía, a no dejar pasar por alto este año “que es tan decisivo para el nuevo Código de las Familias”.

“Algo tenía que hacer. No había visto, desde la fotografía, que se haya tocado la temática de las familias homoafectivas y específicamente el mundo de las niñas y los niños dentro de ellas. Entonces me sentí avocada a tratarlo desde mi lente”, confesó la artista.

Con su obra, Ruz Velázquez espera poder visibilizar las relaciones, dinámicas, la cotidianeidad de estas familias, “que es tan común como la cotidianeidad de cualquier otra familia. De hecho, estas madres —las madres de la expo— son tan consagradas a sus hijos que son dignas de admiración. Y estos niños, he sido testigo cuando hube de convivir con ellos para obtener todas estas fotografías, lo libres y felices que son. Fue una experiencia de vida para mí increíble”, afirmó.

En ese sentido, dijo que su obra intenta transmitir todas esas sensaciones, “pero a la vez poner ciertos puntos clave de que todo no es perfecto, de que la sociedad todavía tiene que aceptar estos hogares con amor, con libertad. Hay que aceptarlos porque el amor es realmente lo importante. El amor es lo que nos define como seres humanos y no otra cosa. Ojalá desde mi exposición pueda llevar toda esta aceptación a las personas”, consideró.

Con esa idea coinciden varios foristas que dejaron mensajes en la página de la artista o la plataforma de exhibición, como los de Amiay Lirba, quien escribió: “¡Hermosa y oportuna está propuesta! ¡Ojalá contribuya a comprender que el amor es más importante que los perjuicios aprendidos!; o el de Erica Martínez, para quien “solo el arte puede hacer sentir lo sublime”.

La actual muestra fotográfica está compuesta por una serie de 30 fotografías en blanco y negro. Explicó que prefiere esta técnica para narrar historias desde el punto de vista estético, pues le añade dramatismo al leguaje visual; en este caso, la temática principal es el mundo infantil dentro de este hogar homoafectivo.

“Más adelante habrá otros hogares”, agregó la entrevistada, quien piensa continuar la serie con un hogar de dos padres y un niño, y luego una familia homoafectiva negra. “Se trata de explorar distintas variables para que haya mayor representatividad en esta fotografía documental”.Yailén Ruz Velázquez. Foto cortesía de la fotógrafa.Yailén Ruz Velázquez. Foto cortesía de la fotógrafa.

Por el momento, las instantáneas estarán expuestas solo en la plataforma de Behart de manera permanente. “En las redes quiero ir compartiendo poco a poco algunas de las fotografías de la serie, siempre vinculada con el activismo. Estoy totalmente dispuesta a brindar mis obras a cualquier tipo de causa social que tenga que ver con el apoyo al amor familiar en cualquiera de sus diseños, al amor en sentido general”, enfatizó Ruz Velázquez

Agradeció, además, el apoyo recibido de numerosos proyectos, como la campaña Evoluciona por la no violencia hacia las mujeres; Behart, la iniciativa Lo Llevamos rizo, que busca resaltar la belleza afro; la Red de mujeres lesbianas y bisexuales, la Escuela de fotografía creativa de La Habana, la Casa del fotógrafo, la embajada Rebirth, entre otros.

“Muchos activistas se han unido a esta causa: Dachelis Valdés, Aracelis Malagón, el artista visual y fotógrafo Yuri Obregón. Me han bridado tanta solidaridad y así mismo ofrezco la mía a todos los proyectos que quieran contar con mi fotografía”, dijo Ruz Velázquez.

La fotógrafa aspira en un futuro a poder llevar las instantáneas a una muestra presencial. “Puede ser en una galería, en un museo o al aire libre. Sería muy importante llevar esta muestra a cubanas y cubanos de a pie, es uno de mis sueños”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *