“Diversidad sexual e Iglesia, un diálogo posible”

Al examinar cómo la Iglesia se ocupa de temas tales como la diversidad sexual, el sacerdote jesuita Luis Correa Lima, dijo en una entrevista por correo electrónico a IHU On-Line, «sólo podemos conocer lo que la Palabra de Dios significa nosotros hoy, y qué implicaciones tiene, con un conocimiento suficiente de la realidad actual, que incluye la visibilidad de las personas LGBT. » Él recuerda una carta del Vaticano a los obispos, en 1986, afirmando que «ningún ser humano sólo es homosexual o heterosexual. Él es, ante todo, una criatura de Dios y el destinatario de su gracia, lo que hace su hijo y heredero de la vida eterna. « IHU On-Line – ¿Cuál es la importancia de la Iglesia para hacer frente a cuestiones como la diversidad sexual, hoy en día?

Luis Correa Lima – La diversidad sexual es un hecho de la realidad. En el pasado, los gays, lesbianas y bisexuales vivían en el anonimato o en los márgenes de la sociedad. Escondidos en los matrimonios heterosexuales y, en todo caso, se formaron guetos. Hoy en día, se hacen visibles, realizan manifestaciones enormes, con travestis y transexuales, exigen respeto y reconocimiento, y reivindican derechos de reclamación.

Para la Iglesia, la ley de toda evangelización es predicar la Palabra de Dios de una manera apropiada a las personas reales, como recuerda el Concilio Vaticano II (Gaudium et spes, 44). Debe haber un intenso y permanente intercambio entre la Iglesia y las diversas culturas de pueblos diferentes. Para facilitar este intercambio – sobre todo hoy, donde todo cambia tan rápidamente, y las formas de pensar varían tanto – ella necesita la ayuda de aquellos que están familiarizados con la realidad actual, ya sean creyentes o no. Los laicos, la jerarquía y los teólogos, sigue el Concilio, tienen la necesidad de escuchar e interpretar las distintas lenguajes o los signos de nuestro tiempo, para evaluar apropiadamente a la luz de la Palabra de Dios, para que la revelación divina sea mejor comprendida y presentada de forma cómoda.

La evangelización correcta, por lo tanto, es un camino de dos manos, el intercambio entre la Iglesia y la cultura contemporánea. Sólo podemos conocer lo que la Palabra de Dios significa para nosotros hoy, y qué implicaciones tiene, con un conocimiento suficiente de la realidad actual, que incluye la visibilidad de las personas LGBT.

IHU On-Line – ¿Qué elementos de la discusión de la diversidad sexual propone a los sectores de la sociedad, como la familia, la iglesia y la escuela? ¿Cuáles son los retos en relación con la ciudadanía?

Luis Correa Lima – Durante siglos, el homoerotismo en Occidente se ha visto como un pecado abominable (que no debe ser nombrado) y como un delito muy grave que atrae el castigo divino para la sociedad. Iglesia y el Estado estaban unidos. Los Tribunales eclesiásticos juzgaron a los acusados de «sodomía» y los culpables fueron entregados a las autoridades civiles para aplicar la pena. En casos extremos, el castigo llegó a la pena de muerte.

El homoerotismo se despenalizó, y la condición homosexual fue despatologizada. Desde finales del siglo XX, esta condición ya no se considera una enfermedad. En la actualidad, el Consejo Federal de Psicología prohíbe la inversión de terapias. Es decir, algunas personas son homosexuales y durará toda la vida. Están por todas partes. Quién no es gay, tiene parientes cercanos o distantes que lo son, así como vecinos o compañeros de trabajo que son también gays, encubierta o evidentemente. Ellos conforman la sociedad, visibilizándose cada vez más y ya no aceptan ser tratados como pacientes o criaturas abominables. Ellos quieren ser ciudadanos de pleno derecho con igualdad de derechos y deberes como los demás.

IHU On-Line – ¿Qué dice la fe cristiana, en su opinión, y qué tiene que decir sobre la diversidad sexual?

Luis Correa Lima – Lo más importante es algo que se dijo en una carta a los obispos del Vaticano en 1986: ningún ser humano es sólo homosexual o heterosexual. Él es, ante todo, una criatura de Dios y el destinatario de su gracia, lo que hace su hijo y heredero de la vida eterna. Añade que cualquier tipo de violencia física o verbal en contra de ella es deplorable y merece la condena de los pastores de la Iglesia, dondequiera que surjan. La doctrina que afirma que no puede haber prácticas homoeróticas no elimina esta dignidad fundamental del ser humano. Dios creó a todos. Cristo vino para todos y ofrece su yugo suave y su carga ligera. Nos compete a nosotros, con fidelidad creativa, conocernos para hacer conocer estos dones divinos.

IHU On-Line – ¿Cómo la Iglesia de la fe y la ciencia, el diálogo puede con la diversidad sexual?

Luis Correa Lima – Una vez que el Papa Benedicto XVI dijo que el cristianismo no es un conjunto de prohibiciones, sino una opción positiva. Agregó que es muy importante demostrar esto otra vez, porque esta idea ha desaparecido casi por completo hoy en día. Es muy bueno que un Papa lo haya reconocido. Existe una antigua tradición en el cristianismo con la insistencia en la prohibición sobre el pecado, la culpa, la condenación y el miedo. El historiador Jean Delumeau habla de un «ministerio del miedo» con vehemencia culpabiliza y amenaza con la condenación para la conversión. Esto no ocurrió sólo en el pasado distante. También en la actualidad, algunos interpretan la doctrina con una convicción lo más restrictiva y condenatoria posible, con la obsesión con el pecado, sobre todo relacionados con el sexo.

Sin la obsesión por el pecado, el camino del diálogo se abre. También hay que respetar la autonomía de la ciencia y la sociedad, como el Concilio determina. Hoy no cabe encaminar a los homosexuales a las terapias para revertir o a las «oraciones de sanación» que a menudo son formas disfrazadas de exorcismo. En el diálogo ecuménico e interreligioso de la iglesia , se recomienda conocer al otro como él quiere ser conocido, y estimarlo como él quiere ser estimado. El conocimiento mutuo y la estima son también la mejor manera para el diálogo entre la Iglesia y el mundo gay.

IHU On-Line – La Iglesia en Brasil, a través de publicaciones, cursos, seminarios, propuso un diálogo sobre la diversidad sexual. ¿Qué significa esto? ¿Existe un interés legítimo de los miembros de la Iglesia, o esta es una necesidad de la Iglesia para entrar en un nuevo contexto contemporáneo en el que los gays y las lesbianas cuenten con más espacio? ¿Cómo interpretar la posición de la Iglesia en este contexto?

Luis Correa Lima – Parece que en Brasil existen varias publicaciones, y la calidad de la diversidad sexual hecha por religiosos o por las editoriales católicas. También hay cursos y mesas redondas. Cabe señalar que el interés está creciendo, después de todo el contexto de la sociedad es inevitable. En muchos círculos católicos, como son las parroquias, escuelas y centros de atención pastoral, podemos discutir el tema con libertad. En general, las barreras de resistencia no son insuperables.

IHU On-Line – Los homosexuales han ganado el derecho a mantener una unión estable en Brasil. ¿De qué manera avala la lucha para la ciudadanía religiosa en Brasil?

Luis Correa Lima – En realidad, hay decisiones judiciales que favorecen a convivientes homosexuales, y las normas de las instituciones públicas y privadas en la misma dirección. Las parejas homosexuales pueden obtener un documento notarial declarativo de convivencia homoafectiva . Recientemente, los planes de impuesto sobre la renta y la salud contemplan para estas parejas los mismos derechos que las parejas heterosexuales en relaciones estables. Sobre la ciudadanía religiosa católica en los ambientes religiosos, en general, muchos gays están presentes pero no expresan su condición para evitar la discriminación. Es similar a la escuela y el lugar de trabajo.

IHU On-Line – ¿Qué podemos entender por diversidad sexual? ¿Cuáles son los principales retos de la diversidad sexual?

Luis Correa Lima – La visibilidad de los homosexuales, y su organización como movimiento social, han utilizado diversas siglas: Gay (el primer término homosexual, que evoca la alegría y la autoestima), PPG (brasileño Movimiento Homosexual), HSH (Hombres que tienen sexo con hombres – siglas todavía se utiliza en la salud pública), GLS (Gays, Lesbianas y Simpatizantes – siglas adoptadas por el mercado) y la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), el más reciente. Existe la opinión de incluir la «I»de la intersexualidad para los hermafroditas. El término diversidad sexual es una forma de abrazar esta diversidad cada vez mayor, aunque imprecisas aún.

El reto de la diversidad sexual debe ser entendido por la sociedad, no como una amenaza sino como una pluralidad existente en la condición humana que enriquece el mundo. Básicamente, la gente quiere ser ellos mismos, reconocidos y aceptados por los demás.

IHU On-Line «¿Cómo evalúa usted la posición de la Iglesia en relación con la diversidad sexual en la sociedad contemporánea?

Luis Correa Lima- La Iglesia, sobre todo, tiene sus raíces en la antigua tradición judeo-cristiana, si bien está presente en diversas partes del mundo, interactuando con la cultura moderna occidental y las culturas no occidentales. En el judaísmo antiguo, se creía que el hombre y la mujer fueron creados el uno para el otro, para unirse y procrear. El homoerotismo se consideraba una abominación. Israel debe ser distinguido de otros países de varias maneras, incluida la prohibición de homoerotismo. La Iglesia heredó esta visión antropológica, con su prohibición.

Algunos contenidos doctrinales han cambiado a lo largo de los siglos, como la legitimidad de la esclavitud y la prohibición de préstamos a interés. Esto demuestra que no ponen en peligro el núcleo de la fe. Otros contenidos también pueden cambiar, pero no se sabe cómo. De cualquier manera, la conciencia individual ha pesado mucho en temas complejos como éste. Este documento no debe ser omitido o subestimado. El Concilio reconoció el derecho de la persona a actuar de acuerdo con su recta conciencia y el deber de no actuar contra ella. Es el «tabernáculo de la persona,» donde Dios está presente y se manifiesta. La fidelidad a la conciencia une a los cristianos y otros hombres en el deber de buscar la verdad, y resolver los problemas morales que surgen en la vida individual y social (Gaudium et spes, párrafo 16). Ninguna palabra externa puede sustituir la reflexión de la propia conciencia.

IHU On-Line – Entre los evangélicos también están en desacuerdo acerca de la homosexualidad. Sin embargo, ¿cuál es su opinión sobre la Iglesia Cristiana Contemporánea, coordinado por la pareja de pastores homosexuales Fábio Inácio de Souza y Marcos Gladstone?

Luis Correa Lima – Entre los evangélicos, la oposición a la homosexualidad en general es más grave, con la práctica frecuente de exorcismo para expulsar al demonio que supuestamente ha poseído a la persona. Los que siguen cometiendo actos homosexuales suelen ser expulsados de sus iglesias, o sufrir un acoso psicológico devastador que les obliga a marcharse. Como el mundo protestante se encuentra dividido en varias denominaciones, los homosexuales evangélicos fundarás iglesias inclusivas que acojan a los creyentes rechazados por sus iglesias de origen.

Las iglesias inclusivas nacieron en los Estados Unidos, en la amplia constelación del movimiento gay. La Iglesia Cristiana Contemporánea es un retoño en Brasil con difusión notable en Río de Janeiro. Los Pastores Marcos y Fabio protagonizaron la primera boda pública entre dos pastores gay, con la cobertura de los grandes medios de comunicación, mucha simpatía del activismo LGBT y aborrecimiento fuerte de los evangélicos tradicionales.

IHU On-Line – ¿Cuáles son, en su opinión, las razones que dificultan el consentimiento de las religiones a los homosexuales?

Luis Correa Lima – Las grandes religiones monoteístas – judaísmo, cristianismo e islam – tienen sus raíces en las tradiciones antiguas registradas en los antiguos textos sagrados, situadas en horizontes socioculturales muy diferentes de los nuestros. Estas religiones se han vinculado a una supesta heterosexualidad universal, expresada en el imperativo «creced y multiplicaos,» del libro del Génesis. Por otro lado, hay religiones de origen africano que aceptan a los homosexuales. De hecho, la heterosexualidad no es universal, ya sea en humanos o en animales. En el mundo animal, se conocen ahora más de 450 especies con las personas homosexuales.

Un rabino dijo una vez que la tradición no es el testigo de una carrera de relevos. El bastón siempre tiene la razón, pasando de mano en mano. La imagen correcta de la tradición es una casa en la que viven generaciones sucesivas. Cada uno puede dar su toque único e incluso hacer reformas internas. Pero la casa es siempre reconocible por los que pasan por la calle. Tal es la tradición: un legado de vida, constantemente enriquecido para ser fiel a ti mismo. El teólogo Yvez Congar dijo que la única manera de decir lo mismo en un contexto que ha cambiado es decirlo de otra manera. El mensaje cristiano tiene que reinventarse a sí mismo si quiere ser siempre una buena noticia.

IHU On-Line – ¿ Las uniones homoafectivas representan una amenaza a la tradición?

Luis Correa Lima – No, todo lo contrario. La unión entre el hombre y la mujer conserva su valor y su función social, y sigue siendo un signo bíblico de amor entre Yahvé y su pueblo elegido, y el amor entre Cristo y la Iglesia. Las Uniones Homoafectivas no ponen en peligro los matrimonios heterosexuales, porque no son gays encerrados a punto de disolverse en la posibilidad del matrimonio entre homosexuales. Y tampoco los gays se ven obligados a «curarse» y casarse con personas de otro género. Sobre todo porque, por la ley eclesiástica este matrimonio es nulo. Uniones del mismo sexo y los matrimonios heterosexuales son de diferente naturaleza y no compiten.

Un documento de 2003 del Vaticano sobre el reconocimiento de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, hizo una fuerte oposición a la asimilación o la equivalencia de esta forma de unión entre el hombre y la mujer. Sin embargo, dice, aún así, se puede reconocer derechos de los homosexuales derivados de la convivencia. Este es un paso muy importante. Si no hay un reconocimiento social o la protección jurídica de los matrimonios homosexuales, el prejuicio homofóbico dominante en la sociedad va a presionar a los homosexuales a contraer uniones heterosexuales. Lo que ha estado sucediendo durante siglos y continúa ocurriendo. Es lamentable, ya que trae miseria incalculable para muchas personas.

IHU On-Line – ¿Qué debería formar parte de una reflexión moral sobre el amor homosexual?

Luis Correa Lima – En primer lugar, la vocación fundamental del hombre es amar y ser amado. El amor es la plenitud de la ley y la vida en Cristo. Y el mismo Cristo enseñó que la ley se hizo para el hombre, no el hombre para la ley. Para la reflexión moral, se debe escuchar la Palabra de Dios y la búsqueda de una teología que va más allá de la lectura al pie de la letra, y que tenga en cuenta la tradición, la enseñanza de la Iglesia, los signos de los tiempos y el conocimiento secular.

La moral no debe limitarse a lo ideal, pero debe estar alerta en lo posible a la situación en la que cada uno ese encuentra y los pasos que puede tomar. El Papa se dirigió recientemente a la utilización de preservativos, y afirmó que en algunas circunstancias, representa el primer paso hacia la humanización de la sexualidad. Usted siempre debe buscar el camino de la humanización.

IHU On-Line – ¿Quieres añadir algo?

Luis Correa Lima – Sí, Jesús dijo que hay eunucos de nacimiento, hechos eunucos por los hombres, y los eunucos que fueron hechos eunucos por el Reino de los cielos (Mateo 19:12). Esta frase, un tanto extraña, tiene un significado literal y no literal. En el caso de los eunucos hechos por los hombres, es la castración. En el caso de los eunucos por el Reino de los Cielos, es Jesús mismo y los que renunció al matrimonio para dedicarse por entero a la obra de Dios. No es exactamente la castración. ¿Y quiénes son «eunucos de nacimiento»? Para los primeros lectores del Evangelio, que podrían ser personas con un defecto físico que impida el matrimonio. Pero para nosotros hoy, es esencial tener en cuenta a aquellos que por naturaleza debido a su libido no están destinados al matrimonio tradicional. Si, son los gays. Ellos tienen su lugar en el plan divino. También debe tenerlo en la sociedad y en la Iglesia.

Tomado de Cristianos Gays

Junio 2011

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *