La transexualidad masculina

En esta ponencia intentaré exponer la situación que atraviesa la transexualidad masculina en el Estado Español, analizando algunos de los factores que influyen en su situación actual.

La realidad de la población transexual, en España, es muy diversa, al igual que lo es la realidad de la población no-transexual. Así pues, cada experiencia transexual responde a las opciones que cada persona ha tenido o pueda tener para llevar a cabo su proceso, ya que todavía no contamos con una ley de identidad de género y la sanidad pública no incluye en su cartera de servicios, el proceso de transexualización. Pero, hablando en términos generales, se podría decir que el proceso de cambio de sexo anatómico (que no psicológico), en relación al ámbito social y de trabajo, es más fácil de sobrellevar para los hombres transexuales que para las mujeres transexuales, ya que nuestra transexualidad pasa más desapercibida que la de las mujeres transexuales. En cambio, en cuanto al ámbito médico, se puede decir que nosotros estamos en desventaja con respecto a las mujeres transexuales ya que sus operaciones genitales están bastante más evolucionadas y tienen un mejor resultado final que las nuestras.

Según mi experiencia, tanto personal como por las personas que hemos atendido en el GIGT, todas las persona transexuales desearíamos haber nacido de una manera acorde a como nos sentimos, para no tener que llevar a cabo toda esta odisea de búsqueda de profesionales que nos ayuden, hormonación de por vida, cirugías agresivas, etc. Pero una vez lo tenemos claro, que no podemos seguir con un sexo y género impuestos que rechazamos y nos provoca angustia, la decisión es claramente favorable a someterse a todo aquello que nos permita sentirnos un poco más felices y satisfechos con nuestro propio cuerpo, y a su vez con nuestra vida.

Inicialmente, cuando buscamos la solución a nuestras depresiones, crisis, etc., no pensamos que lo que nos ocurre se llame transexualidad. Nosotros nos sentimos hombres o mujeres, aunque tengamos unos cuerpos que contradigan a nuestros sentimientos de identidad. Así pues, en el momento en que el profesional al que nos hayamos dirigido, el psicólogo o el psiquiatra, nos diagnostica que lo que nos sucede se llama transexualidad; a las dificultades iniciales que ya teníamos se añade el tener que asimilar que somos transexuales. Socialmente, la palabra transexual o transexualidad, tienen una connotación negativa. De este modo, recae en nosotros la des-estigmación de estas palabras demostrando día a día que el contenido y el significado que la sociedad le atribuye a una palabra se puede modificar en función de la realidad a la que se aplica. Es decir, las palabras deben adaptarse a la situación o a la persona que definen, no la persona a la definición que indica una palabra.

Las personas transexuales tenemos que hacer ese trabajo interno de aceptación de nuestra condición de transexuales y mediante nuestro propio ejemplo desmitificar la idea errónea de que todos somos y nos comportamos de la misma manera. Hay tantas formas de transexualidad como personas transexuales.

La gran mayoría de nosotros, recordamos que ya nos sentíamos así desde la infancia. En esa época de nuestra vida, nuestra ingenuidad nos hace pensar que nuestro cuerpo no nos traicionará y se desarrollará según nuestras expectativas. Pero no cabe duda, que ya en esa época, hemos sufrido en alguna medida, la discriminación debida a la diferenciación social y cultural de los géneros. No hay ninguna ley escrita que diga cómo se debe comportar una niña o un niño, pero aún así esta ‘ley’, omnisciente y omnipresente, circula como el currículum oculto de las escuelas y se aplica inconsciente o conscientemente sin reparar en el daño que pueda sufrir la niña o el niño.

Afortunadamente, ya existen profesionales que empiezan a tratar a niños y adolescentes que se sienten identificados con el sexo-género opuestos a los asignados al nacer, como la Doctora en psicología Peggy Cohen Kettenis en el Equipo de Género de la Universidad Libre de Ámsterdam. A su consulta acuden niños y adolescentes, acompañados de sus padres o tutores, no solo de los Países Bajos, sino también de otros países. Nosotros sabemos que hacen falta profesionales preparados a este nivel en España, no solo por experiencia propia, sino también por los adolescentes que han venido y vienen a nuestro grupo buscando ayuda. La realidad es que en España no existen profesionales especializados en transexualidad en la infancia y adolescencia. Este sería un punto a trabajar para lograr un futuro en el que la transexualidad sea considerada científica y académicamente como especialización.

Gran parte de los hombres transexuales recordamos nuestra niñez como una época en la que intentábamos ser como nos sentíamos, pero, directa o indirectamente, aquellas actitudes o acciones que no concordaban con nuestro sexo-género asignado eran marcadas como incorrectas o inadecuadas. Esto se daba tanto en la familia, en las amistades como en cualquier otro ámbito de la sociedad. Debido a esto, muchos hemos desarrollado la capacidad de «nadar y guardar la ropa», esperando que quizá en un futuro llegaría ese momento en el que finalmente podríamos quitarnos la presión social de encima.

Según pasaban los años de la infancia, la frustración de aquellas situaciones que no podemos vivir plenamente, la decepción que recibíamos ante la reacción de algunos familiares o amistades,… se acumulan creando una desesperación tal por mostrarnos como realmente nos identificamos, que llegada la pubertad, ésta nos sacude con unos cambios nunca deseados y nos encierra de por vida en una realidad, en un cuerpo que no es el nuestro.

Dentro de la pubertad, el inicio de la menstruación es un momento crucial en el desarrollo de un hombre transexual. En ese momento se desmoronan todas aquellas expectativas de futuro en las que nuestro cuerpo se desarrollaría según nosotros nos identificamos. La realidad nos embarga con una mayor angustia y desesperación. Nos encontramos en un cuerpo no deseado, sin apoyos emocionales que nos ayuden a superar esta situación y sin un referente que nos sirva de guía respecto a nuestra necesidad. Es por esto, que muchas veces, cuando he llevado a cabo mi actividad de voluntario dentro de la campaña ‘Estima Com Vulgues’ (Ama como quieras) del Col•lectiu Lambda en los institutos, dando charlas sobre orientación sexual e identidad de género, he pensado que si yo hubiese tenido oportunidad de asistir a una charla como las que impartimos, me hubiese ayudado muchísimo a superar toda la angustia y desesperación que sentía. En primer lugar, porque me habrían hablado de la transexualidad con naturalidad y en segundo lugar, porque hubiese tenido el referente de una persona que se había sentido tan frustrado y angustiado como yo y que había podido llevar a cabo su proceso con éxito.

Como se puede intuir, las personas transexuales invertimos mucho tiempo de nuestra vida buscando a profesionales capacitados que nos ayuden. Esto, vuelvo a insistir, debido a que no hay unos cauces sanitarios comunes, y regularizados a nivel estatal (porque el proceso de transexualización no está incluido en las prestaciones de la Seguridad Social Española). Y en el caso de acudir a la Sanidad Pública nos encontramos con unos profesionales que no están formados en transexualidad, en la mayoría de los casos, y que dependiendo de sus estándares morales y amplitud de miras, nos pueden decir ‘que nos olvidemos de esas tonterías’, recetándonos unas cuantas pastillas para que nos ‘tranquilicemos’, o nos puede tocar educarles en transexualidad nosotros a ellos.

Así pues, si hemos tenido la suerte de encontrar un profesional capacitado para ayudarnos y que nos trate adecuadamente, empezamos la terapia psicológica . Esta terapia debe durar un mínimo de tres meses para que el profesional pueda emitir el certificado de transexualidad si corresponde.

En esta etapa, nosotros sentimos la necesidad de demostrar y mostrar nuestra masculinidad, lo cual puede llevar a que en ocasiones los psicólogos o nuestro círculo de relaciones nos apunten que exageramos un poco. Este es un ejemplo más de la necesidad acuciante que sentimos de encontrarnos bien con nuestro propio cuerpo y con nosotros mismos. No hay tregua posible. No podemos disfrutar la vida igual que las personas no-transexuales ya que tenemos la presión constante de nuestra apariencia ante los demás, nuestra actitud etc. Y esto nos resta posibilidades de simplemente ser como somos y disfrutarlo.

Muchos de nosotros, ya en ese punto, utilizamos prendas o accesorios que nos ayuden a ver mejor nuestro cuerpo con respecto a los cambios que buscamos. Estas prendas pueden ser los típicos sujetadores deportivos, que ayudan a eliminar la protuberancia de los pechos, los diferentes vendajes que pueda haber o las distintas fajas ortopédicas o deportivas que, colocadas sobre los pechos, los presionan dejando un torso bastante plano. La consecuencia de usar diariamente este tipo de prendas, vendajes o fajas, es que la piel pierde parte de su elasticidad, con lo cual el resultado de las operaciones de mastectomía (extirpación de las glándulas mamarias) puede ser bastante peor que si pudiésemos mantener la piel elástica. Otra consecuencia es la aparición de rozaduras por la fricción del movimiento, constante recolocación debido al movimiento, moratones, el acné por la alta sudoración, etc. Y aún sabiendo que nuestro cuerpo, con estas prendas, se ajusta más a nuestra necesidad, el notar que se haya podido desplazar de su sitio nos hace estar controlando continuamente nuestra postura pon los hombros echados hacia delante para ayudar a disimular los pechos.

En cuanto a la adecuación de la apariencia de los genitales, muchos de nosotros, ya en el inicio del proceso, utilizamos prótesis de testículos y pene en reposo o cualquier otro artilugio que nos sirva para simular el ‘paquete’.

Al engorro de la faja y el ‘paquete’, se une el fastidio mensual del periodo, que, hasta que no llevemos un tiempo de hormonación, va a estar ahí recordándonos que nuestro cuerpo se rige por reglas opuestas a las de nuestra identidad.

Una vez obtenemos el certificado de transexualidad, el psicólogo nos deriva a endocrinología. La endocrina o el endocrino nos receta las hormonas que estime convenientes y supervisará la correcta administración con controles sanguíneos y hormonales cada seis meses aproximadamente. Las hormonas se pueden administrar por medio de inyecciones intramusculares, con parches transdérmicos, o con gel de uso tópico. Para nosotros, la primera vez que se nos administran las hormonas acordes a nuestra identidad, es como volver a nacer. Es una sensación de empezar a corregir el cuerpo que nos ha venido negando nuestra identidad toda nuestra vida.

La hormonación consigue cambios en los caracteres sexuales secundarios, como la voz, el bello del cuerpo, la densidad muscular,… y algo muy importante, detener la menstruación al cabo de un tiempo. Pero hay que tener en cuenta que la hormonación es de por vida.

Pero con la hormonación no se cambian los caracteres sexuales primarios, los pechos y los genitales. Para poder modificarlos tenemos que acudir a la cirugía. Se recomienda haber llevado un tiempo de hormonación para que el cuerpo haya asimilado parte de las modificaciones.

La primera cirugía que nos interesa a los hombres transexuales, en general, es la mastectomía o extirpación de las glándulas mamarias. Esto es debido a que es la parte de nuestro cuerpo que más nos preocupa ya que distorsiona la imagen de nosotros mismos que queremos dar.

La siguiente cirugía es la histerectomía o extirpación de ovarios, útero y vagina. Esta operación se recomienda que sea la primera ya que debido a la hormonación se pueden dar problemas de salud. Con esta operación conseguimos deshacernos de la odiada menstruación. Aquí es cuando dejamos de producir hormonas propias y pasamos a depender totalmente de la hormonación que nos es administrada. Así pues, la hormonación y su correcta administración pasan a ser fundamentales ya que una administración inadecuada puede dar lugar a situaciones de riesgo para la salud como la osteoporosis.

Dentro de la tercera y última operación , la de genitales o reconstrucción de pene, tenemos, hoy por hoy, dos posibilidades. Una de ellas es la faloplástia, que se realiza mediante un colgajo libre del brazo, abdomen o pierna. Este colgajo libre debe contar con una vena, nervios etc. para que pueda dar un resultado de funcionalidad mínimo. La otra posibilidad es la metaidoiplástia, que utiliza el clítoris, que con la hormonación aumenta unos 6 o 7 cm de tamaño, reubicándole la uretra. Los labios mayores se utilizan para reconstruir los testículos con prótesis de silicona. Entre la faloplástia y la metaidoiplástia, la diferencia radica en que la primera visualmente consigue un efecto mejor ya que el tamaño es mayor que el tamaño que se consigue con la metaidoiplástia. Pero en cuanto a sensibilidad y erección, la metaidoiplástia tiene mejores resultados. En la faloplástia, el clítoris se queda en la base del pene dificultando la sensibilidad y los orgasmos. En la faloplástia es necesario realizar una operación posterior para insertar una prótesis para producir la erección. En la metaidoiplastia, la sensibilidad, las posibilidades de erección y orgasmo están intactas ya que el clítoris mantiene la misma piel y también posee cuerpos cavernosos como el pene.

La elección de una u otra opción depende del punto de vista que tenga cada hombre transexual sobre la masculinidad. Para unos el tamaño si importa y para otros lo que importa es poder disfrutar de la sexualidad.

En estos momentos los colectivos de personas transexuales que se encuentran dentro de la FELGT (Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales) nos encontramos en plena negociación para que se incluya todo el proceso de transexualización dentro de las prestaciones sanitarias de la Sanidad Pública. Esta negociación tiene la dificultad de que al estar las competencias en materia de sanidad transferidas a las diferentes Comunidades Autónomas, debemos negociar tanto con el Ministerio de Sanidad como con las diferentes Consejerías de Sanidad de las C.C. A.A.

Una vez realizado todo este proceso médico, nos queda realizar el proceso jurídico de cambio registral de nombre y sexo. Hoy en día, hasta que la Ley de Identidad de Género (que se encuentra en estado de borrador en el Ministerio de Justicia) sea aprobada, la situación es que, para que una persona transexual pueda acceder a un DNI con el nombre y mención de sexo que reivindica, tiene que ir a juicio. Esta situación se debe a que el artículo 54 de la ley de Registro Civil dice explícitamente que, una persona que ha nacido con sexo de asignación varón solo puede tener un nombre de varón y una persona que haya nacido con sexo de asignación de mujer solo puede tener nombre de mujer y también admite los nombres ambiguos. Ante esta situación muchas personas transexuales optan por un nombre ambiguo que les pueda facilitar la vida durante el proceso y para el que solo tienen que realizar un trámite administrativo. En cambio, si opta por un nombre específico del sexo-género con el que se identifica, debe demostrar que ha adquirido las características sexuales del sexo que reivindica para sí, según el artículo 54 mencionado anteriormente. De esta modo, debemos ir a juicio por cambio de nombre y sexo en el que debemos; aportar datos que sirvan de comprobante de la utilización del nombre que queremos obtener en nuestro DNI, datos que certifiquen que hemos pasado las cirugías necesarias para modificar las características sexuales necesarias, pasar por las manos de un/a médico forense que debe emitir un certificado sobre la adecuación de nuestro cuerpo al sexo que demandamos y por último, un/a juez emitirá una sentencia que va a depender mucho de los valores morales que tenga.

Así pues, la voz de las personas transexuales queda relegada al menosprecio, después de un proceso tan duro, ya que tiene muy poco valor cómo dice sentirse e identificarse si no está respaldada/o por un/a médico forense y un/a juez. Además hay que tener en cuenta que un documento como el DNI es fundamental en el día a día. Es necesario para pagar con la tarjeta, para recoger paquetes de correos, para alquilar una vivienda, para realizar compraventa de inmuebles, para demandas de trabajo, para ejercer el derecho al voto, etc.

Con la Ley de Identidad de Género, esperamos que este injusto trámite del juicio por cambio de nombre y sexo, se elimine y que sólo con los certificados del psicólogo que supervisa la terapia y el certificado del / la endocrina/o que supervisa la hormonación sean suficientes para poder cambiar el nombre y la mención de sexo en el DNI. Esta Ley solo depende del Ministerio de Justicia y no de las diferentes Consejerías de Justicia de las CCAA. Así pues, se espera que se presente durante el año 2005.

Después de la odisea que supone el proceso de transexualización y el juicio por cambio registral de nombre y sexo, hay hombres transexuales que optan por pasar desapercibidos en la sociedad como cualquier otro hombre y otros que decidimos luchar por nuestros derechos realizando tareas de voluntariado, activismo y visibilidad. Desde mi punto de vista, la experiencia de l@s que ya hemos realizado parte o todo el proceso, debe servir para evitar que otr@s lo pasen tan mal como nosotr@s, vagando en busca de un profesional que ofrezca las garantías de un tratamiento y un trato correcto.

El desconocimiento que existe respecto a la transexualidad masculina se ve enmarcada en una serie de estereotipos sociales que repercuten al conjunto de la transexualidad y que dificultan su visibilidad. Estos estereotipos junto con las dificultades reales que una persona transexual debe afrontar cada día a lo largo de su proceso de transexualización, tanto en relación con su propio cuerpo como con su entorno familiar y social, favorecen el que muchas personas transexuales opten por el anonimato y la transición «silenciosa». De este modo, vemos que la transexualidad más conocida y con una mayor presencia para la sociedad es la transexualidad femenina.

Esta mayor presencia social y mediáticamente viene derivada por las siguientes constantes. Según los estudios de prevalencia de la transexualidad realizados en Holanda y Suecia, la razón transexualidad femenina/masculina es de tres mujeres transexuales por cada hombre transexual. Dentro de la población transexual, son muy pocas las personas activistas y dentro de este grupo aún son menos las personas visibles. Así pues, los hombres transexuales activistas y visibles, somos muy pocos.

En cuanto a la presencia histórica de la transexualidad masculina, existen mitos y leyendas que hablan de transgenericidad ya en los textos griegos y romanos, en las culturas escandinavas y germanas. Como ejemplos se pueden citar las Walkirias, Hermafrodita (hijo de Hermes y de Afrodita), Kainis/Kaineus, Herais de Abae/Diofante hombre, Atalanta, Santa Wilfrida, San Onofre, Juana de Arco, los chamanes, los chukchee de Siberia, Barcheeampe, las war’hameh, los berdaches (xanith o hijras), Cristina de Suecia, Jack Bee Garland (Elvira Mugarrieta), Billy Tipton,…etc.

En la actualidad, algunos de los hombres transexuales más conocidos por su activismo son Loren Cameron (Artísta fotógrafo), Stephen Whittle (Profesor de Derecho en la Universidad de Manchester), Del Lagrace Volcano (Artísta Fotógrafo), Jamison Green (Abogado)…etc.

En España el hombre transexual más visible por su activismo es Moises Martínez, del Grup de Transexuals Masculins de Barcelona, que ya de forma individual se presentó en la manifestación del Orgullo con una pancarta que hacía referencia a la transexualidad masculina y posteriormente protagonizó el primer documental sobre transexualidad masculina «El Camino de Moises». Desde el 2004 hay un personaje famoso por su participación en un programa de televisión y por su transexualidad masculina, pero su activismo en colectivos de personas transexuales parece ser inexistente tanto antes como después de pasar por el programa.

Por último, mencionar que el grupo que coordino, el GIGT (Grupo de Identidad de Género y Transexualidad del Col•lectiu Lambda de Valencia), es un ejemplo de la lucha conjunta de mujeres y hombres transexuales por nuestros derechos. Todos los que en él participamos tenemos claro que, tanto hombres como mujeres transexuales, tenemos necesidades específicas, pero que a la hora de luchar por los derechos comunes, la unión hace la fuerza.

Muchas gracias a todas las personas que ayudan, en la medida de sus posibilidades, a llevar a cabo las reivindicaciones y la lucha por los derechos de mujeres y hombres transexuales.

Notas:

1-Esta sucesión que desgloso del proceso, se da en las personas que empiezan por la terapia psicológica. Hay que tener en cuenta que hay personas transexuales que eligen acudir a la cirugía privada directamente. Con esto quiero decir que en el ámbito de la medicina privada, se puede o no seguir el protocolo estándar de tratamiento.

2-Siempre hablando en términos de operaciones principales, ya que pueden darse situaciones en las que sea necesario operar varias veces o realizar otras operaciones no principales.

Alex Casanova, 2005

Coordinador del GIGT(Grupo de Identidad de Género y Transexuales, Valencia, España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *