Espacios de incidencia feminista para dominar las tecnologías

¿Cómo ocupamos las mujeres, las personas queer y de género diverso los espacios en internet? Entre el 23 y 27 de noviembre se compartieron historias en la voz de quienes han desarrollado, utilizado y adaptado el FTX: Reboot de seguridad, lanzado por el Programa de Derechos de las Mujeres de APC para abordar estas cuestiones y plantear cómo contrarrestar los discursos y normas que contribuyen a la discriminación y la violencia.

Además, en el marco de la campaña 16 días de activismo contra la violencia de género, se lanzó la campaña Dominemos la Tecnología (Take Back the Tech, en inglés), que busca visibilizar las distintas formas de violencia contras las mujeres en línea y propone iniciativas para combatirla. Consulta las contribuciones de la comunidad en #TBTT2020 y #DominemoslaTecnología en Twitter.

Mientra, para indagar sobre cómo impacta la perspectiva de género en la gobernanza de internet, el mes pasado se celebró virtualmente el Foro de Gobernanza de Internet, el evento anual más relevante en este ámbito, con sesiones que incorporan la perspectiva de género a través de organizaciones feministas como APC.

Este año, y por primera vez en la sesión preparatoria del Foro de Gobernanza de Internet de América Latina, se planteó una pregunta: ¿Qué puede hacer el enfoque de género por las políticas de tecnologías? Durante el evento referentes del sector público, privado y de la sociedad civil reflexionaron sobre algunas posibles respuestas.

En el Episodio 4 de #Intersecciones – un podcast tecnopolítico que se emitió en el Foro, Carolina Caerio (LACNIC), Danya Centeno (Twitter Latam) y Jamila Venturini (Derechos Digitales) compartieron sus experiencias.

Por su parte, la investigadora sudafricana Nyx McLean se pregunta, desde una perspectiva antirracista queer y feminista, ¿dónde está la comunidad LGBTIAQ+ en la conversación sobre la gobernanza de internet?

Redes comunitarias: experiencias co-creando redes de conocimiento local

Con una fuerte presencia de las mujeres de la comunidad, el proyecto co-creando redes de conocimiento local explora infraestructuras locales y comunitarias que permiten el archivo de la memoria de la comunidad idar en India. Esta historia ofrece un mosaico de ideas, voces, experiencias y descubrimientos de la comunidad bhooteya en ese proceso.

Las redes de internet comunitarias conectan a las personas no conectadas, y en ellas las mujeres juegan un rol fundamental, no siempre visible, en su sostenibilidad. Lia Aroeira entrevistó a tres mujeres que levantan antenas y conectan hogares, pero sobre todo cuidan y sostienen redes comunitarias en Congo, Uganda y Kenia. Con base en esas entrevistas, creó esta hermosa historia gráfica: Connected to care: Coronavirus and women’s challenges in community networks.

Apps de citas, violencia y obligaciones legales

¿Qué obligaciones legales tienen apps de citas como Tinder o Grindr para combatir la violencia sexual? Divya Srinivasan habla en GenderIT.org sobre marcos, obligaciones o responsabilidades de los intermediarios en relación a la prevención y respuesta frente a casos de violencia de género contra mujeres en línea, y sobre violencia sexual fuera de línea facilitada por las plataformas en línea.

Mientras, el nuevo libro de Sasha Costanza-Chock, Design Justice: Community-Led Practices to Build the Worlds We Need, es una invitación a repensar críticamente las prácticas del diseño. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de reproducir la matriz de dominación y la concentración de poder y privilegios, aún con las mejores intenciones. Diseñar para la justicia implica que el propio proceso de diseño redistribuye poder. No se trata meramente de dar participación a la comunidad, sino diseñar desde y para la comunidad. Requiere replantearse los valores, procesos y prácticas, tal como nos los cuenta Lucía Trías en esta reseña.

En la tercera entrega del webcómic La huella de Internet, Nadège trae a primer plano las intersecciones entre tecnologías, territorio y capitalismo. Con sus dibujos, ilumina las relaciones extractivistas y explotadoras que el greenwashing de las grandes corporaciones tecnológicas, en camino de hacerse “verdes”, tratan de ocultar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *