Huracán Irma, un golpe que deja graves daños

[19-09-2017]
Foto AFP Foto AFP

Diez personas fallecidas, poblados destrozados, miles de árboles caídos, severos daños en la generación y transmisión de electricidad, en el abasto de agua potable y en las viviendas, además de fuertes inundaciones por penetraciones del mar, dejó el poderoso huracán Irma a su paso por Cuba, entre el viernes 8 y el domingo 10 de septiembre. Para Mayelín Rivero González, una cubana de 42 años, el paso del fenómeno meteorológico significó la pérdida de su casa con todo lo que en ella había.

Residente en las montañas de Yaguajay, en la central provincia de Sancti Spíritus, a más de 350 kilómetros de La Habana, Rivero González insiste en que nunca había visto algo similar.
"Mi casa se la llevó el ciclón, perdí la ropa y hasta las teteras del niño. Muchos lo perdimos todo", contó a la emisora local Radio Sancti Spíritus.
Como muchas personas en la isla, esta mujer, junto a su bebé de tres años, vivió las horas del huracán protegida en la casa de unos vecinos. Ahora, aunque celebra estar con vida, mira con incertidumbre hacia el futuro.
"Lo perdí todo; pero mi niño y yo estamos vivos. Creo que eso es lo más importante. Mi esposo me asegura que saldremos de esto. Y yo creo que sí, que saldremos", agregó.

Tormenta poderosa
Irma, el quinto huracán más intenso registrado en el Océano Atlántico, al menos en la historia conocida, llegó a Cuba con categoría cinco, la máxima posible, según la escala Saffir-Simpson.
Aunque al tropezar con la tierra disminuyó levemente la fuerza e intensidad de sus vientos y bajó a una categoría cuatro, los daños reportados, aún preliminares al cierre de este servicio, fueron catalogados de "severos" por el presidente Raúl Castro, durante una reunión celebrada en la noche del pasado miércoles 14.
En particular, se constataron grandiosas afectaciones en los sectores de la vivienda, el sistema electro energético, la agricultura y el turismo.
El poderoso fenómeno meteorológico recorrió casi todo el norte de la mayor de las Antillas, con muy lento movimiento, afectando directa o indirectamente a 13 de las 15 provincias del país durante aproximadamente 72 horas.
Particularmente dolorosa resultó la noticia de la pérdida de 10 vidas humanas, a pesar del llamado reiterado a la prevención y de las indicaciones brindadas a la población para su seguridad.
Siete de las muertes fueron en La Habana, una ciudad donde, según valoraciones de especialistas, la resiliencia y la percepción de riesgo suelen ser menores que en otros territorios del país.
De las más de tres millones de personas identificadas originalmente como necesitadas de protección por Estado Mayor de la Defensa Civil, un millón 738.000 personas (alrededor del 18 por ciento de la población total del país), fueron finalmente evacuadas. De ellas, el 86 por ciento en casas de vecinos y familiares.
Más de 26.000 cubanas y cubanos permanecían en los centros de evacuación el jueves 14, según informaciones de la Defensa Civil.
Lamentablemente, muchas de estas personas, como Rivero González, no tendrán un lugar al cual regresar cuando pase totalmente la emergencia.
Datos preliminares del Gobierno estiman en más de 60.500 las viviendas afectadas en todo el territorio nacional, incluyendo derrumbes totales, parciales y pérdida total o parcial de los techos.

La capital sumergida
"El agua tapó el refrigerador, los equipos… llegó casi hasta el techo. Lo pasamos ahí, empapados y sintiendo el viento. No podíamos salir", contó Felicia, una capitalina de más siete décadas de vida, residente en el barrio del Vedado, en La Habana, a poco más de 30 metros del malecón.
En su testimonio al diario oficial Juventud Rebelde, esta anciana aseguró que en los 73 años que lleva viviendo en la zona, el agua nunca había penetrado tanto. Con ella coincidió Misleydis Duvergel, otra vecina del Vedado, de 46 años.
"Yo viví la tormenta del siglo en 1993. También entró el mar, pero entonces no llegó tan lejos. Ahora cruzó la calle Línea (a más de 500 metros del litoral), y dicen que las olas tapaban el Morro", dijo Duvergel a SEMlac.
Datos del Instituto de Meteorología de Cuba confirmaron la apreciación popular. Irma levantó olas de casi 10 metros en la capital cubana y provocó penetraciones de casi medio kilómetro en sitios bajos del litoral.
Aunque pudo proteger la mayoría de sus bienes, Duvergel está preocupada. Ella tiene un pequeño negocio de comida a pedido y su cisterna quedó contaminada por agua del mar, así que no sabe cuándo podrá reiniciar su trabajo.
Aunque al cierre de este servicio aún no existían cifras totales de daños, se prevé que el costo del impacto de Irma será superior a los 92,2 millones de dólares, monto de las pérdidas provocadas por Matthew, un huracán de categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, que azotó el extremo oriental de Cuba el 4 de octubre del pasado 2016.

Recuadro: Irma en datos
-En la noche del viernes 15 de septiembre aún se mantenía la afectación en la línea eléctrica de 220.000 voltios, que enlaza las zonas oriental y occidental del país.
-Al cierre de este servicio se había logrado restablecer el servicio eléctrico a más del 90 por ciento de los clientes conectados al sistema electroenergético nacional, que fue interrumpido en el ciento por ciento de su capacidad tras el paso del huracán Irma, en un hecho inédito hasta el momento. Las principales afectaciones se concentraban en las provincias del centro del país.
-Alrededor de 90 pozos de petróleo, ubicados en el litoral norte del occidente y el centro, también fueron dañados por el fuerte oleaje que provocó el huracán.
-El Ministerio de la Agricultura confirmó la pérdida de más de 10.000 hectáreas de plátanos y otras viandas, hortalizas, granos, frutales y posturas, así como severas afectaciones en la ganadería avícola y porcina.
-Más de 2.186 escuelas resultaron afectadas en todo el país, más de 500 en la ciudad capital. El curso escolar se reinicia paulatinamente en todos los niveles de enseñanza, en dependencia de las afectaciones.
-Alrededor de 700 centros de salud sufrieron daños.
-Cuando el huracán impactó en la Isla había más de 51.000 vacacionistas, de ellos alrededor de 45.000 alojados en el litoral norte. Solo en los cayos de Santa María, Coco y Guillermo, al norte de las provincias de Villa Clara y Ciego de Ávila, tuvieron que ser evacuados unos 10.000 turistas.
-Se reportaron severos daños en el sistema de comunicaciones. Más de 190.000 afectaciones en los servicios de telefonía fija y transmisión de datos, sin contar los daños a la telefonía celular. El Ministerio de Comunicaciones estimó que necesitarán al menos 30 días para la rehabilitación total de los servicios.
-La flora y la fauna del archipiélago Jardines del Rey, en la cayería norte de Ciego de Ávila, fue severamente afectada. Se reportó la pérdida de unos 500 flamencos rosados, pero también una alta mortalidad de artrópodos y moluscos terrestres. En esta zona se localiza la reserva ecológica Centro y Oeste de Cayo Coco, con una extensión de 36.000 hectáreas, de ellas 18.000 marinas.
-También quedaros afectados los manglares de la Reserva de la Biosfera Bahía de Buenavista, que sirven de hábitat y alimentación a más de un centenar de especies de vertebrados terrestres y aves. En zonas del este de La Habana desapareció la morfología del perfil de la playa y la arena invadió el manglar.
-Ante los mensajes de solidaridad y solicitudes de envíos de ayuda humanitaria, el Banco Financiero Internacional habilitó una cuenta bancaria con el título: HURACAN-DONACIONES, Nro.0300000004978829, para depósitos en monedas libremente convertibles.

Visto 99 veces
Valora este artículo
(0 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional