D’brujas: artesanía y cosmética natural

[03-02-2020]
 Una amplia gama de jabones y productos natuirales distinguen la producción artesanal de D'brujas. Una amplia gama de jabones y productos natuirales distinguen la producción artesanal de D'brujas.

En el piso alto de una casa blanca del barrio La Víbora, en La Habana, cuya entrada está situada por un pasillo lateral, existe un taller de jabones artesanales que bien podría visualizarse como una fábrica en el futuro. Las habitaciones están diseñadas para cada etapa de la producción y todas las mujeres que forman el equipo trabajan como un todo. Allí nacen los jabones de D´brujas, proyecto creado por Sandra Aldama hace seis años, que no ha hecho más que crecer en cuanto a público, espacio y aspiraciones.

Miel, aceite de coco, especias naturales, esencias, café y vino son algunos de los muchos ingredientes que la creadora mezcla, según propiedades y beneficios, para elaborar jabones, bálsamos, barras hidratantes, polvos y aceites, completamente orgánicos, para favorecer la piel.

“Empecé en 2011 a organizar la idea y después comenzamos mi prima y yo. Todo empezó entre amistades y familia”, cuenta Aldama a SEMlac. Sandra Aldama creó hace seis años el proyecto de artesanía cosmética que crece en clientela y aspiraciones. Foto SEMlac Cuba Sandra Aldama creó hace seis años el proyecto de artesanía cosmética que crece en clientela y aspiraciones. Foto SEMlac Cuba

Licenciada en 1998 de Defectología (educadora especial), Aldama hizo el servicio social como adiestrada universitaria, luego trabajé en el Ministerio de Cultura y la Asociación Hermanos Saíz (AHS), una organización que agrupa a jóvenes creadores y artistas.

Ecuador fue su siguiente punto de escala laboral, como maestra de niños con necesidades educativas especiales, y tiempo después regresó a La Habana embarazada. “En 2010 nació mi hijo Diego y comenzaba el trabajo por cuenta propia”.

Su primer trabajo en el sector no estatal fue en una peluquería, durante un año, pero sentía que quería hacer algo diferente. En mayo de 2013 pasó un curso con Cuba Emprende, proyecto del Arzobispado de La Habana que ofrece capacitación y asesoría empresarial. Cuando lo terminó, ya tenía este proyecto en mente.

Su abuela paterna fue asesora en una casa francesa de perfumes y, después de 1976, desarrolló su propia línea de productos naturales, pues tenía gran conocimiento en este campo a nivel internacional. Inspirada en ella, Sandra creó también la suya.

“Comencé a investigar cómo podía hacerlo acá, para luego presentar mi proyecto al Ministerio del Trabajo. Mi licencia es de Artesanía. De mi abuela me nutrí mucho, porque ella tiene un conocimiento vastísimo sobre ingredientes naturales. De hecho, la zeolita la conocí por ella”, comenta.

Internet fue otra fuente de conocimiento, mediante lecturas en Infomed, el portal de la Red de Salud de Cuba, y su revista digital sobre plantas medicinales, además de la consulta obligada de la obra del científico y botánico cubano Juan Tomás Roig (1877-1971).

La adquisición de los ingredientes para mantener todos los productos que fabrica D´brujas se ha complicado con los años. Esa es una de las demandas que ahora mismo tiene este sector, de manera general, pero más en su negocio, cuyo alcance/mercado es menor en relación con otros.

“Trabajamos con una base de jabón de Marsella, que se comercializa en La Habana Vieja, y la enriquecemos con los ingredientes naturales, fragancias y aceites esenciales. Pero no siempre hay y su precio ha aumentado el doble desde que empezamos”, detalla.

Aunque es reacia a vender su propia materia prima, a veces también lo hace, sobre todo el aceite de coco que trae de Baracoa, en el extremo oriental del país, a más de 800 kilómetros de La Habana.

Algunos ingredientes los importan, entre otros la arcilla rosa y las fragancias esenciales. El resto, como las especias, se consiguen en lugares certificados, como El café del Oriente, en La Habana Vieja.

Apuesta por lo natural

El discurso y concepto de D´brujas está construido sobre la base de que los ingredientes destinados a la creación de los productos cosméticos son lo más natural y orgánicos posibles.

“Probamos todos los productos en nosotras mismas. Mi esposo fue el primero que experimentó con los jabones, sobre todo porque él es muy alérgico. Hasta el día de hoy usamos nuestros propios jabones. No hacemos uso de ningún ingrediente químico, salvo las fragancias que, por supuesto, sí son sintéticas”, explica Aldama.

Además de emplear materias primas certificadas, en D’brujas son renuentes al uso de las bolsas de plástico.

“Queremos promover la técnica japonesa furoshiki, que utiliza tela para hacer envolturas. También vamos a usar pomos de cristal y vender nuestros productos más al desnudo, para eliminar el plástico”, precisa Aldama a SEMlac. El primero en recibir una bolsa con la técnica japonesa fue el príncipe de Carlos de Gales, durante su paso en 2019 por La Habana.

Son varios los elogios que reconocen el trabajo de D´brujas, proyecto que ha estado presente también en eventos internacionales relacionados con el emprendimiento emergente o femenino.

“Estuvimos en Estados Unidos y dos veces fuimos a México, en una oportunidad para asistir al Fórum de Mujeres, en el cual Cuba estuvo como invitado por primera vez. Todo esto funciona para publicidad, pero la constancia es lo que realmente mantiene un negocio”, opina Aldama.D'brujas produce polvos suavizantes para los pies envasados en frascos de cristal reutilizados, en el afán de promover un estilo de vida con bajo impacto ambiental.D'brujas produce polvos suavizantes para los pies envasados en frascos de cristal reutilizados, en el afán de promover un estilo de vida con bajo impacto ambiental.

El equipo de creación y producción de D’brujas lo componen ocho integrantes, la mayoría mujeres: dos se encargan de elaborar jabones; otra muchacha vende en la feria; una se dedica a los pedidos de hostales, eventos y demás; en empaque trabajan tres y el esposo de Sandra Aldama vende en el Vedado.

Aldama no solo es la creadora y titular de este negocio; se encarga también de la compra, organización de la producción y economía. Está dedicada por entero a su empresa y divide el tiempo con su familia. No ha resultado fácil para ella conciliar todos sus roles familiares y laborales. “El equilibrio puede perderse un poco, porque son muchas las responsabilidades", reconoce.

Pero D´brujas es la prueba fehaciente de poder hacer lo que se proponga, asegura. “Comenzamos con los ahorros del trabajo de mi esposo y una ayuda de mi padrastro, y poquito a poco hemos crecido. Quisiera en algún momento tener el taller y la tienda juntos. En el futuro, desearía revertir todo lo que pudiera entrar por el negocio en la enseñanza, que es mi vocación”, apunta.

El momento más difícil lo vivieron cuando un fuego en los Almacenes de San José, en Habana Vieja, destruyó varios puntos de venta, incluido el suyo. Por seis meses estuvo la feria cerrada y Aldama, ante la falta de venta, decidió abrir otro punto en el Vedado.

Hoy día mantiene ambos espacios. Definitivamente, materializar la idea de crear su propio negocio ha sido una aventura para ella, quien ha tenido que reinventarse continuamente.

“Lo importante es tener una idea clara, porque obstáculos hay millones. Hay que tener mucha paciencia y resistencia. Al principio solo tenía claro que quería hacer jabones y el nombre, D´brujas. No sabía cómo iba a arrancar, pero lo hice con tremendo impulso”, recuerda.

Poder vivir de esta empresa, ella y otras personas, es de sus mayores satisfacciones, al igual que haber creado un negocio singular.

“Poder sostenernos es muy importante. Es un trabaja atípico, un negocio que no tiene fin: depende de la creatividad, que está en el amor que les pongas a las cosas para que salgan lindas y el detalle se mantenga. Hemos crecido y ha sido un proceso de aprendizaje para todas”, resume.

Visto 68 veces
Valora este artículo
(0 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional