La industria de la moda en Cuba se renueva con aires contemporáneos, a mano de jóvenes diseñadoras con una visión actual desde el arte, el diseño y el empoderamiento femenino.

Laila Chaaban, fundadora de Capicúa Fashion, lleva adelante su marca desde hace apenas un año bajo el concepto de cero desperdicio, con un ciclo productivo sustentable.

Las transformaciones económicas en Cuba necesitan pensarse también desde las desigualdades, pues de lo contrario podrían ampliarse las brechas de equidad, con un impacto mayor sobre las mujeres y otros grupos vulnerables, coinciden economistas y profesionales de las ciencias sociales de la isla.

Muchos negocios del sector privado en Cuba se han mantenido en una situación de incertidumbre durante los últimos cuatro meses, en medio de la covid-19, por la imposibilidad de continuar ofreciendo sus servicios. Otros, al contrario, encontraron en este período una vía oportuna para desarrollarse o ampliarse, en un escenario único.

Aún por calcular y pronosticar, especialistas coinciden en que las secuelas económicas del nuevo coronavirus no impactarán de manera similar a todos los bolsillos. Las mujeres, enfrentadas a diversas situaciones de vulnerabilidad desde antes de la crisis, pueden estar entre los grupos más afectados.

 Fuentes internacionales alertan que, además de evaluar los daños diferenciados de la COVID-19 sobre las mujeres en el ámbito sanitario, urge estudiar también otros escenarios, como el laboral y el de los ingresos.

Página 1 de 23

Información adicional