De acuerdo con la definición que se recoge en el Diccionario del Uso del Español María Moliner, prejuicio es el “juicio que se tiene formado sobre una cosa antes de conocerla y generalmente tiene sentido peyorativo, significando idea preconcebida que desvía del juicio exacto”. No es que fuera estrictamente necesario recurrir al diccionario para aclarar su significado, pero visto que se contrapondrá este término a la categoría derechos, es justo puntualizar de qué se trata.

Hablar sobre fundamentalismo religioso cristiano en Cuba ha sido una necesidad cada vez más urgente en los últimos tres años. No es ocioso recordar que en 2018, cuando se abría el debate público para la reforma de la Constitución de la República de Cuba de 1976, una serie de acontecimientos marcaron la salida al espacio público de un segmento del sector religioso cristiano más conservador de la isla.

Antecedentes

Integrar procesos de transformación desde el activismo social puede ser un concepto nuevo para algunas personas, pero es un hecho con muchísimos y variados antecedentes que cambian según el contexto donde nos encontremos.

Actualmente, el activismo LGBTTTIQA+ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Trasvestis, Transformistas, Intersexaules, Queers, Aliados, +=otros) se dirige en Cuba a alcanzar el disfrute pleno de Todos los Derechos para Todas las Personas, bajo el principio de luchar hasta que la IGUALDAD se haga costumbre. En este accionar, han existido variadas formas que van desde el ámbito físico hasta el virtual, con especial énfasis en las redes sociales, donde se han colocado iconos históricos y memorables cambios en la forma de pensar y actuar, incluso en aquella utilizada para llegar a todas las otras personas que conforman la sociedad.

Entre el 21 y el 24 de noviembre de 2019 se celebró en Bogotá, Colombia, la VIII Conferencia Regional de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC, por su sigla en inglés), que contó con la participación de más de 350 activistas por los derechos sexuales y humanos de personas LGBTIQ de toda el área. La organización feminista Corporación Femm fue la anfitriona y encargada de acompañar al Consejo Regional de ILGALAC en la preparación y desarrollo de esta VIII Conferencia.

Página 1 de 14

Información adicional