El debate sobre el matrimonio igualitario llegó para quedarse en Cuba. Con esperanza o desencanto, a favor o en contra, distintas voces mantienen viva una lucha que, según activistas, deja aprendizajes y retos.

Activistas, personas de fe y especialistas en Cuba opinan que el fundamentalismo religioso socaba derechos de las personas y llaman a no ser indiferentes.
"El fundamentalismo religioso nos afecta a todos, por eso tenemos que darnos las manos y conocer, saber lo que está pasando para salir adelante", dijo la pastora cubana Elaine Saralegui durante el panel "Sexualidades no hegemónicas, derechos humanos y fundamentalismos religiosos", realizado en La Habana el pasado 13 de diciembre.
El panel formó parte de la VI Jornada socioteológica identidades sexuales y de género no hegemónicas, que organiza el colectivo Abriendo Brechas de Colores desde 2014 y que se suma en esta edición al programa de actividades del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en la Jornada Cubana por la no Violencia hacia las mujeres y las niñas.

“Ustedes están locos, ustedes piensan que son mujeres y no son mujeres, son hombres, porque nacieron con genitales…”. Esta es una de las primeras frases que reconoce Nomi Ramírez, una mujer trans que asumió su identidad hace más de dos décadas, cuando se le pregunta por las actitudes a las que debe enfrentarse por haber tomado la decisión de vivir como una mujer, como “lo que es”, apunta. La activista y trabajadora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) habla a Semlac de los estereotipos a los que cotidianamente se asocia a las mujeres trans en Cuba y sostienen la violencia hacia ellas.

Mujeres lesbianas y bisexuales comprometidas con el activismo a favor de la diversidad sexual en Cuba reclaman todos los derechos para todas las personas.

Página 1 de 18

Información adicional