En medio de los rigores que imponen el aislamiento físico y la permanencia en casa para evitar el contagio por la Covid-19, la Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia también se apropia de las plataformas digitales y las redes sociales para poner en marcha su XIII edición, durante todo el mes de mayo.

Relatos y prácticas de la religiosidad cubana de raíz africana muestran avances y resistencias en la inclusión de personas homosexuales y transgénero.

Aunque no es la primera boda de este tipo que celebra una pareja homosexual en Cuba, la de Gladys y Telma, realizada en la sala de su casa en la ciudad de Camagüey, a unos 530 kilómetros de La Habana, vino a recordar este 17 de mayo el deseo de lesbianas, gays, bisexuales (LGBT) y trans en la nación caribeña de legitimar sus parejas y familias, en espera de una ley que lo permita.

Determinadas condiciones sociales en la vida de mujeres lesbianas, trans y sus parejas, incluidos el estigma y la discriminación, inciden negativamente en su salud, reconocen especialistas e investigaciones en Cuba.

“Tenemos una amplia cobertura de servicios de salud en el país, pero persisten brechas en el acceso a esos servicios por parte de estas personas”, sostuvo el 5 de abril la psiquiatra Ada Alfonso, del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), durante la Cuarta Conferencia Científica de esa institución.

Información adicional