Visibilizar sus realidades e historias, continuar luchando para lograr la garantía de los derechos a la salud sexual y reproductiva y derrumbar estigmas y prejuicios que históricamente el patriarcado ha colocado en ellas constituye, para las mujeres lesbianas, una ruta a seguir en el camino hacia la equidad y una sociedad más inclusiva.

La campaña “+amor, +derechos”, del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C), afirma en redes sociales la necesidad de un nuevo código de las familias inclusivo para Cuba, que garantice los derechos para todas las personas.

“Desde nuestra espiritualidad cristiana y ecuménica, nos sumamos a la lucha por el matrimonio igualitario en Cuba y un Código de Familias plural e inclusivo”, afirma el primero de los mensajes de la campaña, subido el 19 de marzo a la página de Facebook del MEC-C.

Desde la aprobación en 2019 de una nueva Constitución de la República que reconoce la diversidad familiar y el derecho de igualdad de todas las personas, sin distinciones, hay una gran expectativa acerca de las normativas que se actualizarán, en particular el nuevo Código de las Familias, que deberá presentarse este año al Parlamento cubano para luego ser votado en referendo.

Comenzando 2021, colectivos y usuarios de redes sociales en la nación caribeña se reactivan a favor de los derechos de la población LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queers). A esos mensajes se suma la campaña "Sí, acepto".

La campaña “Cristo ama mis colores” pone en primer plano rostros y testimonios de personas cristianas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género que asumen plenamente su sexualidad y su fe en Cuba.

Página 1 de 43

Información adicional