Helen Hernández Hormilla

Helen Hernández Hormilla

hormilla@gmail.com

Constantemente nos exponemos a ella, desde los medios de comunicación, el arte, el lenguaje y, en general, la cultura. Sin embargo, la violencia simbólica contra las mujeres pasa inadvertida, pese a sus altos costos sociales.

En Cuba, mucho se ha comentado en los últimos años sobre el contenido agresivo y denigrante hacia la mitad femenina que reproducen algunas expresiones de la música popular, videoclips o la incipiente publicidad estatal y privada.

Pero Danae C. Diéguez, profesora del Instituto Superior de Arte, invita a ir más allá para advertir la agresividad latente en todas las expresiones simbólicas sobre las cuales se sostiene la inequidad de poder entre hombres y mujeres.

Las primeras llamadas de su novio al móvil para confirmar si estaba en el trabajo o la casa de una amiga le parecieron lógica preocupación de enamorado. Pero, con el tiempo, ya no pudo estar sola más de dos horas sin recibir un mensaje de texto o sentir el timbre del celular.

"Por cualquier motivo me llamaba, lo mismo para preguntar si adelantaba la comida, si iba a buscarme o para advertirme que no llegara de noche. Si no le respondía, se molestaba conmigo", recuerda a SEMlac una comunicadora cubana de 30 años que prefiere no exponer su nombre, por seguridad.

Con flores, poemas y mimos se idealizan los amores de juventud. Sin embargo, en la etapa del noviazgo pueden aparecer sutiles manifestaciones de violencia machista que auguran, para las mujeres, daños psicológicos o físicos más graves en el futuro.

Investigaciones recientes de la socióloga cubana Magela Romero con estudiantes universitarias cubanas advierten que el ideal romántico del amor y la búsqueda del "príncipe azul" siguen vigentes y funcionan como mitos sobre las relaciones de pareja.

Para que una mujer víctima de violencia machista en la pareja logre romper con los vínculos que la unen a su victimario, necesita saber que no está sola.

Especialistas concuerdan en que las redes de apoyo compuestas por la familia, las amistades cercanas, colegas de trabajo o vecinos resultan definitorias para terminar con situaciones de maltrato, lo mismo que aquellos espacios institucionales en los que ellas pudieran solicitar ayuda.

Sobre la violencia contra las mujeres por motivos de género abundan creencias erradas que sostienen la normalización de esta agresividad, especialmente en las relaciones de pareja.

Para comprender que esta violencia no es "natural", sino aprendida, es preciso romper con los falsos supuestos sobre el maltratador y la mujer maltratada que permanecen en nuestras sociedades y comprender que la violencia de género se sostiene en un ciclo en el cual pesan mucho las dependencias de la víctima con su victimario.

 Ante la llamada desesperada de su hija, Ovidio constató las sospechas de que estaba siendo maltratada. Desde que ella se mudara con su novio un año atrás a Santa Fé, municipio periférico de La Habana, comenzaron a tener menos comunicación y la alegría de la muchacha de 20 años se fue opacando.

"Abandonó el trabajo, dejó de prepararse para ingresar a la universidad y ponía excusas para que la visitáramos, por lo que su madre y yo nos molestamos con ella", confiesa a SEMlac este ingeniero de 60 años, quien solicitó anonimato porque no quiere "despertar heridas del pasado".

Lunes, 17 Noviembre 2014 18:34

Académicas feministas se reúnen en Cuba

La obra de artistas y escritoras de habla hispana de todos los tiempos fue tema de análisis para más de 160 profesionales de la academia provenientes de una decena de países, durante el XXIV Congreso de la Asociación Internacional de Literatura y Cultura Femenina Hispánica (AILCFH), celebrado del 10 al 14 de noviembre en el Hotel Nacional de esta capital.

El mayor evento del grupo profesional con sede en Estados Unidos se fijó esta vez en la isla caribeña, como parte del homenaje por el bicentenario de la escritora cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, a quien se dedicaron paneles que abarcaron desde su labor literaria hasta los testimonios de participación en la vida pública de la época como defensora de los derechos femeninos.

Mujeres, adolescentes, personas que viven con VIH, de la tercera edad, pobres y discriminadas encuentran apoyo a sus dificultades en proyectos comunitarios que desde hace 23 años coordina el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo- Cuba (CCRD) en la ciudad matancera de Cárdenas, 150 kilómetros al este de La Habana.

Cada mañana, Mercedes Suárez abre sigilosa la ventana de su casa para recibir una cantina con el almuerzo que será, probablemente, su principal alimento del día.

Lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) sufren con frecuencia discriminación en el ámbito laboral cubano, trascendió durante un panel convocado por las redes sociales comunitarias que coordina y apoya el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Medidas disciplinarias injustificadas, separación del centro de trabajo, burlas o comentarios discriminatorios, demociones, obstáculos para ascender a otro puesto, negación del empleo y acoso sexual y psicológico fueron algunas de las manifestaciones de rechazo descritas por activistas de estos grupos en el encuentro realizado el 24 de octubre en el bar privado Humbolt´s 52, uno de los más populares sitios "amigables" (gayfreindly) para la comunidad LGBTI de la capital cubana.

El aporte creativo de las mujeres desborda las manifestaciones tradicionales del arte, pues se expresa también en la especialización e inventiva con que ellas se insertan en los nuevos procesos económicos.

Así lo demostraron participantes en el II Festival Ellas Crean, organizado en La Habana por la Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba, del 11 al 18 de octubre, con la intención de propiciar, desde condiciones de igualdad, la inclusión de las mujeres en todas las áreas sociales y culturales.

Información adicional