Un fenómeno presente en nuestras sociedades del cual Cuba no ha podido escapar pese a sus innumerables propuestas y estrategias de trabajo, es el inadecuado tratamiento de las diferencias de géneros. Entre otros asuntos porque cuando se habla en la isla del tema se centra la mirada en lo supuestamente femenino, en el ideal que la sociedad históricamente ha construido y reproducido para este género, que deja fuera la incongruencia entre sentirse femenina y tener genitales masculinos.

Burlas, insultos, amenazas y motes suelen ser las agresiones más frecuentes de la violencia escolar por homofobia y transfobia, aunque pueden darse también agresiones físicas y otras formas de maltrato, como el patrimonial e incluso el institucional.

Especialistas, artistas y activistas por los derechos de la población LGTBIQ (lesbianas, bisexuales, gays, trans, intersexuales y queers) apuestan por comunidades y escuelas libres de homofobia y transfobia en Cuba.

Superar el acoso escolar homofóbico es la aspiración de activistas e instituciones en Cuba, por lo que la plena inclusión escolar de sexualidades no heteronormativas centra los objetivos de la 11 Jornada Cubana contra la Homofobia y Transfobia.

Información adicional