Historias para inspirar a otras mujeres

[26-08-2019]

Cubanas que enfrentan huracanes, sequías y otros eventos severos del clima, o que emprenden sus propios proyectos económicos y personales se muestran desde una colección de productos comunicativos bajo el título Inspiradoras, presentado el pasado 21 de agosto en la capital cubana.


"Ellas tejen redes solidarias, economizan el agua, arman de la nada una comida comunitaria, encuentran tiempo para ayudar al vecino que está enfermo o se quedó sin techo por un huracán…", se lee en la introducción de Inspiradoras I, folleto que contiene ocho relatos enfocados en la resiliencia que les permite resistir y recuperarse ante los embates del clima.
"Ellas inspiran con su trabajo y la labor comunitaria que realizan", sostuvo Herminia Rodríguez, funcionaria de Relaciones Internacionales de la dirección nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), al presentar el ejemplar ante un centenar de personas en el teatro Mariana Grajales, de la barriada de Diez de Octubre, a propósito de celebrarse el 23 de agosto el 59 aniversario de esa organización femenina, que agrupa a más de cuatro millones de cubanas.
"Esas hazañas se cuentan desde la vivencia cotidiana de mujeres que no siempre visibilizamos y están dando lecciones desde su vida" agregó. Inspiradoras I recoge experiencias narradas por las periodistas Ivet González y Raquel Sierra, con fotos de Jorge Luis Baños.
Entre ellas aparece el relato de Hortensia Martínez, una ingeniera mecánica que en 2009 recibió siete hectáreas de tierra en usufructo y regresó así a sus orígenes campesinos, junto a su esposo, para crear la finca agropecuaria "La China", desde donde fomenta también un proyecto para niñas y niños de la comunidad.
Puede conocerse además a Eloísa Boucourt, quien se lanzó junto a su hijo a limpiar un terreno árido plagado de marabú y ha convertido el lugar en la renacida finca "La Caléndula", dedicada al cultivo de plantas medicinales en las montañas de Soroa, provincia de Artemisa, colindante con la capital cubana.
El folleto, contenido en una carpeta de cartón reciclado, se complementa con un juego de tarjetas con preguntas para el trabajo de reflexión sobre los roles que desempeñan las mujeres durante eventos naturales extremos, las capacidades que existen o faltan en las comunidades para sobrevivir y recuperarse de esos sucesos, entre otros temas.
En tanto, Inspiradoras II, el segundo producto de la colección, retrata a otras ocho cubanas que han emprendido un proyecto económico o personal, y en ese camino han concretado sueños y autonomía para sí y otras personas.
También con un diseño particularmente original y creativo, el producto se compone de dos plegables cuyos dobleces al estilo de un origami logran conformar dos pequeños folletos que pueden leerse en ese formato o desplegados, y que se guardan juntos en un sobre de papel reciclado.
Escritas por mujeres periodistas y profesionales, aparecen las vivencias, por ejemplo, de Lisy Llanes, una ingeniera que se integró como contratista a CREA, brigada constructora del sector privado; en tanto Deisy Delgado cuenta cómo se convirtió de trabajadora contratada, en la presidenta de Dajo, la primera cooperativa no agropecuaria en el servicio de lavandería y atelier en La Habana.
Allí está también Yacquelín López Hierrezuelo, carpintera ebanista de Las Tunas, a más de 600 kilómetros al oriente de la capital cubana, quien antes fue albañil, vendió ajo y cebolla en la calle, crió conejos y montó una granja de pollos. Ahora, como carpintera exitosa, dispone de taller propio y una alta demanda para sus creaciones.
Todo el trabajo con material reciclado de Inspiradoras lo realizó Yuyú, como suelen llamar a Yunairi Estrada Carpio, quien aparece igualmente entrevistada en uno de estos plegables.
Hace cinco años ella fundó Ecopapel, taller que produce de manera artesanal papel reciclado para empresas y negocios privados, además de productos a pedido. Allí emplea a cinco personas, todas familiares cercanos y mayormente de la tercera edad.
"Son inspiradoras de hoy que desde el sector estatal, el privado y las cooperativas han tenido la osadía y el deseo de emprender un proyecto que les dio autonomía económica y personal; también a otras mujeres y otras personas. Cada una tiene un historia que puede ayudar a otras mujeres a andar su propio camino", apuntó la periodista Sara Más, en nombre del colectivo de autoras.
Al final, explicó, se reserva un espacio en los plegables para que cada persona pueda escribir y bocetar su proyecto y emprender así su propio sueño.
Inspiradoras III, en fase de producción, se ha concebido como una agenda bitácora destinada a muchachas jóvenes y adolescentes que, a manera de diario, les permita anotar sus ideas sobre las mujeres que quieren ser.
Para Tamara Roselló, del equipo de comunicación del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), Inspiradoras es "la oportunidad de que tomen mayor alcance propuestas comunicativas que ya estaban en curso".
Se trata de aprovechar los acumulados que tienen organizaciones en Cuba que, desde los medios de comunicación, dan visibilidad al protagonismo de las mujeres.
La iniciativa Inspiradoras facilitó, además, la realización del experimento social de la campaña Evoluciona, en contra de la violencia hacia las mujeres y las niñas, coordinada por OAR y enfocada en el acoso callejero.
A propuesta de un grupo de jóvenes de la Articulación Juvenil de OAR, el experimento sacó el tema a la calle y puso a los hombres en el lugar donde habitualmente están las mujeres, como blanco constante de asedio y piropos.
"Ese ha sido uno de los productos más exitosos de la campaña, que aspira a romper con los imaginarios que sostienen el acoso callejero y la manera tradicional en que abordamos el tema", apuntó Roselló a SEMlac.
La iniciativa Inspiradoras es el resultado del trabajo de la Editorial de la Mujer de la FMC, OAR, las agencias de noticias Inter Press Service (IPS) y Servicio de Noticias de la Mujer (SEMlac) y el Grupo América Latina: filosofía social y axiología (Galfisa) del Instituto de Filosofía, bajo la coordinación del programa de Oxfam en Cuba y el apoyo de la Embajada de Canadá en La Habana.

Visto 127 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional