Justicia patriarcal. Así es como llaman las asociaciones feministas a lo sucedido con en el juicio de La Manada, el grupo de cinco jóvenes acusados de haber violado en grupo a una chica de 18 años en San Fermín en 2016. El movimiento feminista ha sido muy crítico con algunos medios de comunicación y algunos actores judiciales porque consideran que se está cuestionando y juzgando el comportamiento de la víctima y no de los agresores. Cientos de personas se han concentrado frente al Ministerio de Justicia de Madrid y han recorrido varias de las calles más céntricas de la capital para protestar contra el tratamiento del caso con lemas como #LaManadaSomosNosotras o #YoSíTeCreo.

A la luz de la pantalla el rostro de Ailín Valenzuela parece el de un fantasma abatido. La amiga que la acompaña a la zona wifi pregunta qué le ocurre. Ailín le pasa el móvil con el último chat de Facebook.

Varias sillas dispuestas en semicírculo. Las prisas de los últimos preparativos. Los sorbos a los cafés para llevar. Domingo por la mañana en Medialab Prado, un centro de cultura digital en Madrid. Las sillas se van ocupando poco a poco. Se inician las primeras conversaciones entre las asistentes: ‘‘Si la gente madruga un domingo para salir a correr, ¿por qué no madrugar para venir aquí?’’. Una Editatona está a punto de comenzar. ¿Editatona? Sí, una maratón de edición de Wikipedia con perspectiva de género está a punto de comenzar.

Tanto en el cine como en las ficciones televisivas, las mujeres han sido asociadas a la maternidad, o papeles similares dentro de los estereotipos patriarcales. Según la española María Castejón, especialista en historia de mujeres y en representaciones de género en el audiovisual, “las series, al presentar temporadas largas, siempre han permitido que esos personajes se desarrollaran más que en el cine, aunque estuvieran dentro del estereotipo más tradicional”.

Página 1 de 22

Información adicional