“Esposa, criada, Martha, madre, hija, novia, reina, perra, criminal, pecadora, hereje, prisionera, jezebel” es una de las enunciaciones de Defred (Elisabeth Moss), la protagonista de The Handmaid´s Tale (El cuento de la criada), que permite en poco tiempo identificar los elementos articuladores de un sistema de categorización de las mujeres basado en códigos morales, religiosos, fundamentalistas y patriarcales.

Polémica, esa es quizá la palabra que mejor describe a la telenovela cubana El rostro de los días, que llega a la pantalla chica cada lunes, miércoles y viernes y que muchos siguen con atención y cautela. 

Las teorías, posturas y perspectivas que propiciaron el pensar y hacer la comunicación desde otros lugares, prácticas y concepciones son extensas y plurales. Ocupan un lugar importante en este proceso: la difusión de innovaciones, la modernización, la teoría de la dependencia, la comunicación para/de apoyo al desarrollo (incluido ahí el extensísimo debate sobre el concepto de desarrollo), el nuevo orden mundial de la información y la comunicación, la escuela crítica latinoamericana, el marketing social, entre otros elementos.

Un mafioso italiano secuestra a una joven empresaria polaca y le da 365 días para enamorarse de él. Su excusa, como mínimo absurda, es que ella apareció en su mente cuando estuvo a punto de morir un par de años antes. Desde aquel momento, la busca. Ahora, que la encontró, no puede dejarla ir. Esa es, a grandes rasgos, la historia de Massimo y Laura en la película 365 DNI, que durante el último mes lideró los tops ten en Netflix. Falta un detalle: Laura solo necesita un par de días para ceder ante el violento galán y terminar enamorada, embarazada y casi casada. El síndrome de Estocolmo en su máxima expresión.

Página 1 de 30

Información adicional