Todo el espacio de la foto está ocupado por dos hileras de cazuelas vacías, unas dentro de otras. Apenas se aprecian las apuradas manos de mujer que las colocan sobre una mesa, ya limpias, luego de terminar de cocinar y fregar, mientras el título de la instantánea revela otros sentidos: "Escape".

 

En otra, dos hombres se travisten de mujeres, con todos los atributos que el disfraz implica; la siguiente capta a una embarazada que tiende ropa en un cordel, mientras quedan en primer plano, como entrando en ella, los anuncios de Coca-Cola que decoran su ropa. No se sabe, en una más, si la persona retratada es hombre o mujer: todos los símbolos se mezclan, las normas se rompen, los sexos y los significados se confunden.

Pubertad, una serie de dibujos animados que comenzó a transmitir la televisión cubana, tratará de llegar a un amplio sector de la población, ávido de información sobre cuestiones clave de la vida y la sexualidad, en tan importante etapa de la vida.
Entre sus propósitos está “dignificar la adolescencia”, según Mariela Castro Espín, directora del Centro de Educación Sexual (CENESEX) y una de las guionistas de la entrega audiovisual.

El papel que pueden tener los medios de comunicación, como importantes aliados en la potenciación de una cultura de la igualdad y en la deconstrucción de estereotipos y mitos sexistas, fue destacado por la cubana Isabel Moya, durante la apertura del Octavo Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación, celebrado del 27 al 29 de mayo en La Habana.
Moya, directora de la editorial de la Federación de Mujeres Cubanas y de la revista Mujeres, dijo que los medios tienen una función clave en la transformación de las concepciones tradicionales de lo femenino y lo masculino.
Un esfuerzo que, a su juicio, debe acompañar a la voluntad política, la promulgación de leyes y la acción social y comunitaria a favor de propiciar la participación de la mujer en igualdad de derechos, posibilidades y oportunidades que los hombres.
La centralidad de los medios en la sociedad contemporánea y su papel en la conformación de imaginarios fue uno de los temas centrales de la cita que esta vez reunió en La Habana a cerca de un centenar de participantes de 12 países, procedentes de México, España, Argentina, Venezuela, Costa Rica, Italia, Guatemala, Nicaragua, Brasil, Panamá y Cuba.

Producir mensajes alternativos desde una perspectiva de género, que visibilicen a las mujeres como sujetos de la noticia y, a la vez, conseguir espacios propios en un universo informativo dominado por las transnacionales de la comunicación, fue tema de debate en el primer panel del 8vo Encuentro Género y Comunicación celebrado en La Habana.
"¿Cuál puede ser nuestro espacio en un mundo donde medios con fines como el nuestro ya no son una excepción? ", se preguntó la periodista mexicana Sara Lovera, fundadora y actual corresponsal de SEMlac, al contar las experiencias de este proyecto informativo, nacido a fines de la década del setenta del pasado siglo.
En el panel Experiencias comunicacionales alternativas a la comunicación androcéntrica, Lovera detalló el nacimiento de lo que hoy es SEMlac, primero como un proyecto de la agencia internacional de noticias Inter Press Service (IPS) –vinculado a la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco) – y su fortalecimiento posterior como servicio independiente que busca “una mirada diferente al periodismo, salir del publicitario de los grupos de poder”.

Información adicional