Debates

Investigación social y sexualidades no heteronormativas: subvertir la injusticia

¿Por qué es importante ampliar y socializar estos estudios?

Alberto Roque

Dichos estudios proveen insumos para la generación de políticas que reconozcan los derechos de las personas con sexualidades y géneros no heteronormativos. También son fuente de construcción de ciudadanía y el consecuente empoderamiento de las personas que sufren exclusión social.

Masiel Rodríguez Núñez

La desnaturalización de procesos que colonizan formas de ser y estar en el mundo de forma no hegemónica implica dinamizar la sociedad, cambiar las subjetividades y revolucionar verdades absolutas. Eso solo se logra a partir de la educación y su democratización en toda la sociedad. La diseminación de aportes investigativos es crucial para la prevención de flagelos sociales cometidos contra los “desviados” de la norma sexual y de género, así como para ampliar el consenso social sobre la importancia del ejercicio activo de derechos, la ciudadanía y las libertades fundamentales.

Los cambios estructurales que requieren reformas jurídicas en las formas de organizarse la sociedad, la economía y la cultura solo son posibles mediante la ciencia.

La ampliación y socialización de los estudios de diversidad sexual son fundamentales para que las personas comprendan y conecten con importantes áreas de sus vidas que influyen en su bienestar y el desarrollo de capacidades humanas, como es el caso de la orientación erótica del deseo y la identidad de género.

Los guiones sociales producen malestares, al erigir la heterosexualidad como modelo exclusivo de sexualidad. En tal sentido, las personas LGBTI vivencian múltiples situaciones para las cuales no están preparadas o no encuentran los recursos para superarlas. La investigación puede ser un recurso que provea potencialidades y fortalezas sicosociales para construir mecanismos de afrontamiento ante esas dificultades.

Lo anterior posibilita que la población LGBTI no se visualice exclusivamente como víctima, sino que se comprenda como principal agente de cambio de sus vidas y entornos inmediatos.

En ese mismo orden de ideas, los resultados de los estudios permiten desmitificar prejuicios, estereotipos; prevenir problemas sociales que obstaculizan el desarrollo social; así como contribuir a la cultura de paz, al colocar temas clave en las agendas sociales y políticas del país, como es el caso de los derechos sexuales como derechos humanos. Constituyen un soporte fundamental para el ejercicio de decisores políticos, para la reestructuración de un proyecto de país más equitativo, justo y con bases humanistas más sólidas.

Alain Dacourt

Esencialmente, porque es una realidad que desde los centros de poder hegemónicos con una matriz heteronormativa han estado, permanecen y se pretende mantener en el silencio para justificar desde el desconocimiento la subordinación y sometimiento ideológico de estas contraculturas supervivientes solo a expensas de mecanismos de asimilación y aniquilar los brotes de rebeldía emancipatorios, para sostener la falta de consentimiento social (falsa mayoría en materia de derechos humanos) y las prácticas anticientíficas e inhumanas, violadoras de derechos elementales, la escasa garantía de los derechos y de protección jurídica ante las violaciones sistemáticas. Ampliar y socializar los estudios LGBTIQ es una bandera de lucha contra las biopoliticas de control social que extienden la inexistencia de ciudadanías sexuales plenas.

Información adicional