Debates

Medios y diversidad sexual…pasos en el camino

¿Qué distingue al tratamiento mediático de la diversidad sexual en Cuba hoy?

Francisco Rodriguez

Estamos en un punto intermedio entre una primera etapa de abordaje limitado y bajo el control de una dosificación estricta y centralizada para los diferentes medios tradicionales, y la siguiente fase, todavía no alcanzada del todo, pero de la cual ya hay señales, que implica un reflejo natural de la diversidad sexual existente en la sociedad cubana, de acuerdo con los valores noticias y los resortes periodísticos de cada hecho concreto.

Por consiguiente, todavía el tratamiento mediático resulta segmentado e incompleto, no pocas veces con vacíos informativos notables en los medios tradicionales ante acontecimientos internacionales o nacionales que vinculan con la temática LGBTIQ, aunque hoy es mucho más frecuente la aparición en la prensa de materiales periodísticos y programas culturales que la abordan y, por lo general, no pasa inadvertido ningún hito para una comunidad de personas y activistas que siguen el tema por los medios alternativos y las redes sociales en internet.

Ivet Gonzalez Lemes

Solo puedo dar valoraciones superficiales desde mi percepción como consumidora crítica de los medios de comunicación en Cuba, sin distinción, porque leo todo tipo de prensa por mi trabajo, desde la nacional hasta la local y desde la estatal hasta los diversos medios alternativos.

Percibo que, de manera general, la cobertura y el interés periodístico por ese grupo vulnerable y aún discriminado de la sociedad ha crecido y mejorado en calidad en los últimos años, incluso en la prensa estatal. Buena parte de ese resultado se debe al trabajo institucional del Cenesex, de la ciudadanía comprometida con el respeto a las personas no heterosexuales y la inclusión aunque sea incipiente de estos temas en el currículo académico de la carrera de Periodismo.

El mejor y más reciente ejemplo es el premio de la Fundación para el Nuevo Periodismo al reportaje “Historia de un paria”, de Jorge Carrasco, publicado en el medio alternativo El Estornudo. Carrasco hace gala de su excelente manejo del periodismo narrativo y la madurez alcanzada en el abordaje del mundo LGBTI, en el que se especializó desde antes de culminar su carrera universitaria. El texto toca de manera respetuosa problemas silenciados usualmente por la prensa local, como la discriminación, el maltrato infantil, abandono familiar, marginalidad, travestismo y VIH/sida.
Pero, de manera general, el mayor abordaje de la diversidad sexual viene acompañado de viejas sombras sobre la manera de representar a estos grupos vulnerables. Desgraciadamente, todos los ejemplos no son Jorge Carrasco y muchos periodistas y medios tocan estos temas porque son trasgresores y nuevos en la agenda local. En muchos trabajos aparecen personas LGBTI y otras vulnerables presentadas de manera deshumanizada, como fenómenos de circo.

Yadiel Cepero

El tratamiento mediático de la diversidad sexual en Cuba pasa, en muchos aspectos, por la mirada subjetiva de quien o quienes definen las reglas de la comunicación y desde una posición de poder establecen lo que puede o no decirse sobre el tema.

En ocasiones pareciera que se circunscribe a campañas puntuales o fechas específicas y no al desarrollo de una agenda, pensada, consensuada y diseñada integralmente para ejecutarse los 365 días del año.

En muchos espacios prevalece una mirada biologicista sobre el tema. Con demasiada frecuencia se suele invitar a los espacios radiales y televisivos a psicólogos, terapeutas o psiquiatras en lugar de activistas sociales y miembros de la comunidad LGBTIQ. Rara vez una persona trans ha podido contar en televisión nacional su experiencia de vida. 

Información adicional